El ocaso de Rafael Amargo: drogas, problemas económicos y polémicas

Mila Fernández
·Editoria Branded Content
·2 min de lectura
Rafael Amargo recogiendo la Medalla de Andalucía en 2018. (Photo: Getty Images)
Rafael Amargo recogiendo la Medalla de Andalucía en 2018. (Photo: Getty Images)

Esta semana, Rafael Amargo iba a ser noticia. El jueves 3 de diciembre tenía previsto estrenar su última producción teatral, Yerma, en el Teatro La Latina de Madrid, después de cinco años de ausencia en los escenarios de la capital.

Y noticia ha sido, pero por otros motivos que nada tienen que ver con su faceta artística. El pasado martes, el bailarín granadino fue detenido al salir de los últimos ensayos e ir a coger un taxi. Está acusado de presunta comisión de delitos de organización criminal y tráfico de drogas. Junto a él también fueron arrestados su pareja, la bailarina Luciana Bongianino, el productor de su obra, Eduardo de los Santos, y un íntimo amigo de Amargo.

En los registros posteriores realizados en los domicilios del artista y del productor, dentro del marco de la Operación Corax, se incautaron metanfetaminas y otro tipo de sustancias estupefacientes como mefedrona, conocida como “la droga del nuevo milenio”, popper, sildenafilo y ketamina. Supuestamente, el artista sería el responsable de almacenar y distribuir la droga en los barrios de Chueca y Malasaña, donde reside.

Amargo, de momento, permanece en los calabozos de la comisaría de la Polícia Nacional de Centro, en la calle Leganitos, a la espera de pasar a disposición judicial.

Sexo, drogas y... flamenco

El bailarín granadino, que se dio a conocer al gran público en 1999 con el montaje de su espectáculo Amargo, ha sido uno de los referentes de la escena flamenca de las últimas décadas, avalado por numerosos premios y reconocimientos. Entre ellos dos premios Max de las Artes Escénicas, la Medalla de Oro del Mérito a las Bellas Artes de España en 2016 y la Medalla de Andalucía en 2018.

Los primeros años del nuevo siglo estuvieron repletos de éx...

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.