El nuevo hachís que hace ricos a los traficantes

Un pepino de mar purificando la arena.

Los traficantes de hachís tienen una nueva ocupación. Una que les deja incluso más dinero que la droga y que comporta menos riesgos penales.

El tráfico de pepinos de mar.

Hasta 25.000 euros pueden llegar a embolsarse cada mes gracias a este animal acuático cuya captura está prohibida en nuestro país, porque es fundamental en la depuración de las aguas de la costa, para mantener limpio el ecosistema. Aquí tenéis a un ejemplar en plena faena ecológica. El pepino que veis en el video está expulsando por el ano la arena que ha comido, tras purificarla a través de su sistema digestivo.

La demanda es alta, y se paga hasta a 1.500 euros el kilo. Los cocineros asiáticos le atribuyen propiedades afrodisíacas y terapéuticas, y están dispuestos a pagar esa fortuna por ellos. La red funciona como las que trafican con droga, toda una trama ilegal que se extiende desde la captura furtiva hasta el consumidor final del producto, en China, porque la mayoría de las capturas ilegales -que esquilman las cosas españolas- van a parar a ese país asiático. Como si fuera una droga, mulas asiáticas las llevan en sus maletas y viajan con ellos, en avión. La Guardia Civil de Barajas ha pillado ya a varios de esos traficantes.

Hasta 25.000 euros al mes puede ganar un traficante de este manjar para los chinos / Getty Images

Hace unas semanas en Cádiz la Guardia Civil se incautó de 340 kilos de pepino de mar seco, unos 3.400 kilos en fresco, recién capturado. La costa gaditana es uno de los puntos donde más furtivos se dedican a su captura y donde más esquilmada está la costa.