El mensaje de Pau Gasol a los niños y los adolescentes españoles

Es uno de los referentes del deporte español pero también un espejo en el que mirarnos. Ahora nos quiere concienciar sobre la importancia de controlar un problema de gran arraigo en el siglo XXI: la obesidad infantil

Fundación Gasol

La obesidad infantil se ha convertido en uno de los mayores problemas sociales y de salud del siglo XXI. En 2016, más de 340 millones de niños/as (de entre 5 y 19 años) de todo el mundo sufría sobrepeso u obesidad (OMS), y si la tendencia se mantiene, en 2025 el número de menores de 5 años con exceso de peso alcanzará los 70 millones.

España sufre una epidemia de obesidad infantil que está afectando de forma relevante al desarrollo de los niños/as y adolescentes.  De hecho, somos el cuarto país de Europa con mayor obesidad infantil.

En concreto, el 14,2 por ciento de los menores padece esta problemática según el IMC y un 24,6 por ciento presenta obesidad abdominal, según se desprende del 'Estudio PASOS', elaborado por la Fundación Gasol y presentado en el Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos (CGCOM).

Pau Gasol durante la presentación de 'Pasos', una iniciativa que surge de la necesidad de disponer de evidencia científica actualizada sobre la realidad del estado de salud de los menores para, a partir de aquí, poder plantear e impulsar políticas e intervenciones eficaces. (Foto: Pablo Cuadra/Getty Images for Tommy Hilfiger)

“La obesidad es una pandemia de la sociedad ya que, por primera vez ya hay más personas obesas que los que pasan hambre”, explica Pau Gasol.

PASOS (acrónimo de las siglas en inglés Physical Activity, Sedentarism and Obesity in Spanish Youth) es un estudio pionero cuyo objetivo es evaluar la actividad física, el sedentarismo, los estilos de vida y la obesidad de los niños y adolescentes españoles de 8 a 16 años y sus familias.

A través de su fundación y de este nuevo estudio Gasol espera “abrir el camino a otras iniciativas para reducir estos índices y que nos sitúen como un país líder a nivel mundial en la lucha contra la obesidad infantil".

El trabajo se llevó a cabo a través de una muestra representativa en la que participaron 3.887 menores de 247 centros educativos de las 17 comunidades autónomas, que han sido evaluados por 13 grupos de investigación de toda España.

Ahora, gracias a la evidencia científica, sabemos que la obesidad infantil está relacionada no solo con los hábitos de alimentación y la actividad física sino también con el bienestar emocional y el descanso.

“Para que nos hagamos una idea, cuenta Pau en un artículo publicado en El País, la obesidad afectará a siete niños de una clase de veinte, y tiene implicaciones en distintas esferas. En el ámbito de la actividad física, estamos ante una generación cada vez más sedentaria –el 63,6 por ciento no realiza los 60 minutos al día de actividad física moderada o vigorosa que recomienda la OMS– y más absorbida por las pantallas –destinan más de tres horas al día a ellas durante la semana y cinco horas el fin de semana, muy por encima de las dos horas diarias que recomienda la OMS”.

“Antes, el problema de muchos padres era conseguir que sus hijos regresaran a su casa porque pasábamos horas y horas jugando en las calles y en los parques. Parece que ahora el reto es conseguir que los niños y niñas salgan a jugar fuera debido a la adicción a las pantallas”, añade el presidente de la Fundación Gasol y jugador de baloncesto profesional de la NBA.

Aquí tienes las conclusiones principales del estudio PASOS:

  • Un 14,2 por ciento de los menores padece esta problemática según el IMC y un 24,6 por ciento presenta obesidad abdominal, lo que evidencia la necesidad de incorporar la medición de la circunferencia de cintura como indicador de la obesidad en la infancia.

  • En las dos últimas décadas, esta pandemia ha crecido entre la población infantil española: un 1,6 por ciento según IMC y un 8,3 por ciento según obesidad abdominal.

  • La investigación demuestra también una clara relación entre el nivel socioeconómico de las familias y la obesidad infantil. A mayor porcentaje de pobreza, mayor es la prevalencia de obesidad infantil.

  • El 63,3 por ciento de los niños y adolescentes no alcanza los 60 minutos de actividad física moderada o vigorosa al día, tal y como recomienda la OMS. Este incumplimiento es más pronunciado en el género femenino (el 70,1 por ciento de las niñas no llega al nivel recomendado, frente al 56,1 por ciento de los niños), y entre los adolescentes (69,9 por ciento).

  • A su vez, se evidencia que, a mayor edad, menor es el tiempo dedicado a la práctica de actividad física. Los adolescentes de 4º ESO (16 años) realizan 98,2 minutos menos de ejercicio al día (promedio) que los menores de 3º de primaria (ocho años).

  • En cuanto al uso de pantallas, se ha detectado que casi el 80 por ciento pasa más de dos horas al día delante del ordenador, móvil, televisión u otros dispositivos digitales.Además, se aprecia una mayor predisposición al uso de pantallas por parte del género masculino y dicho uso aumenta a mayor edad en ambos géneros.

  • Las horas de sueño también inciden en la probabilidad de presentar obesidad en la infancia. Según el estudio PASOS, el 40,9 por ciento de los niños/as y adolescentes incumple las recomendaciones de horas de sueño entre semana (de 8 a 10 horas según la National Sleep Foundation), lo que se agrava cuando es fin de semana con un 48,1 por ciento.

  • Los datos indican que hay demasiados niños y adolescentes que siguen hábitos de alimentación que van en detrimento de su salud como desayunar bollería industrial (31,7 por ciento), comer en un restaurante de comida rápida al menos una vez a la semana (23,1 por ciento) o consumir dulces y golosinas varias veces al día (22 por ciento).

  • En cambio, hábitos que aseguran un buen estado de salud, como es el consumo de frutas y verduras, son menos frecuentes de lo que sería deseable. Solamente un 15,9 por ciento de la población infanto-juvenil declara consumir al menos cuatro raciones de fruta y verdura al día.

  • Según el estudio PASOS, más de un 20 por ciento de la población infantil y adolescente declara sentirse preocupado/a, triste o infeliz. El porcentaje es superior entre el género femenino (25 por ciento) respecto al masculino (16,6 por ciento) y también es mayor en la adolescencia (25,7 por ciento) que en la etapa infantil (15,1 por ciento). Aunque pueda parecer una cifra baja, resulta preocupante que personas de tan corta edad auto-perciban tal estado emocional.

Ante estas cifras Pau insiste en la importancia de que "los niños, niñas y adolescentes adquieran buenos hábitos de alimentación, realicen un mínimo de 60 minutos de actividad física al día y duerman el número suficiente de horas según su edad".

También ha expresado su preocupación respecto al entorno en el que se desarrollen los niños, niñas y adolescentes, y ha planteado que debería ser "un entorno afectivo y seguro que les permita alcanzar su pleno desarrollo", concluye.

¿Prestamos suficiente atención a la obesidad infantil? ¿Crees que estas iniciativas son efectivas?

También puede interesarte:

¿Cuánto tiempo pueden pasar los niños pequeños frente a las pantallas?

Las horas que debes dormir según tu edad

Diabesidad: la epidemia que crece a un ritmo alarmante en todo el mundo

La obesidad también está en la cabeza (trabaja tu autoestima para adelgazar sin efecto rebote)

El menú adecuado para que tus hijos no se conviertan en niños obesos