El médico que se convirtió en un auténtico azote para los charlatanes pseudocientíficos

La ‘Journal of the American Medical Association’ (JAMA) está considerada como una de las publicaciones médicas más prestigiosas de todo el planeta, además de tener tras de sí una historia de 135 años (fue fundada en 1883).

Morris Fishbein, el médico que se convirtió en un auténtico azote para los charlatanes pseudocientíficos (Imagen vía Wikimedia commons)

Por la edición del JAMA han pasado los más ilustres investigadores del último siglo, siendo uno de ellos el doctor Morris Fishbein un prestigioso médico que se hizo cargo de la revista en 1924 y que a lo largo de un cuarto de siglo (hasta 1950) la convirtió en uno de los mayores referentes científicos para toda la comunidad médica.

Fue tal la relevancia que tomó el Dr. Fishbein al frente de la revista que incluso el 21 de junio de 1937 apareció en la portada de la prestigiosa revista TIMES como uno de los científicos de referencia, quien llevaba varias décadas persiguiendo y denunciado la mala praxis ejercida por algunos pseudocientíficos (a los que acusaba públicamente de charlatanes) que ponían en serio peligro la salud y vida de miles de personas.

[Te puede interesar leer: Cuando los británicos contrataron a un astrólogo para adivinar los planes de Hitler]

Varios fueron los libros que publicó sobre el tema, siendo uno de los que más fama alcanzó el titulado ‘Fads and quackery in healing’ (Modas y charlatanería en la curación) editado en 1932 y donde ponía al descubierto todas las artimañas utilizadas por feriantes y médicos sin escrúpulos que se atrevían a asegurar que podían curar cierto tipos de enfermedades.

Según explicó el propio Morris Fishbein en su autobiografía (que publicó en 1973, tres años antes de fallecer a la edad de 83 años) una de las cosas que más le impactó en su vida fue el ver (cuando todavía era un muchacho) a un vendedor ambulante que comercializaba con un remedio contra el reumatismo y que decía que se trataba de un jarabe hecho a base de aceite de serpiente. El argumento que esgrimía el charlatán para convencer, a los posibles y crédulos compradores, era que animal más flexible del planeta eran las serpientes y que si algo le faltaba a aquellos que padecían de reuma era flexibilidad, por lo que aquel elixir a base de esencias de víbora les curaría esa dolencia.

Fishbein era todavía muy joven pero sabía que ese argumento no tenía lógica alguna, pero a pesar de ello el charlatán ambulante vendía su producto milagro a docenas. Eso sí, ninguno de los conocidos o familiares del muchacho que sufría de reuma notó mejoría alguna. Morris Fishbein se prometió estudiar para luchar contra esos farsantes.

El médico Morris Fishbein protagonizó la portada de la prestigiosa revista TIME en 1937 (Imagen vía TIME)

Pero ese no fue el único caso que vivió de cerca respecto a un charlatán que comercializaba con las enfermedades. En cierta ocasión también pudo ver como un personaje sin escrúpulos comercializaba unos parches cáusticos con los que se pretendía curar el cáncer. Algo que varias décadas atrás se creía eficaz pero que ya se había demostrado que no servía para nada (a excepción de producir algunas dolorosas y peligrosas abrasiones en la piel).

Otro sonado caso es el de John R. Brinkley (del que os hablaré con más detalles en un próximo post) que aseguraba haber encontrado la cura contra disfunción eréctil realizando trasplantes de testículos de cabra en humanos. Este pseudomédico (que carecía de título oficial alguno) se hizo inmensamente rico debido a que era reclamado por infinidad de hospitales de todos los Estados Unidos para que fuese a operar.

[Te puede interesar leer: El médico que salvó la vida a miles de bebés prematuros exhibiéndolos en un parque de atracciones]

Pero si realmente tuvo una fijación y luchó hasta el fin de sus días fue por conseguir que la quiropráctica no fuese reconocida como especialidad médica, llegando a asegurar que quienes la ejercían eran literalmente unos asesinos con aspecto de perros inofensivos.

Este hecho le reportó más de un problema al Dr. Morris Fishbein, quien se ganó la enemistad de algunos de sus colegas que sí defendían a los quiroprácticos. Incluso fue apartado en 1949 de la American Medical Association (AMA), la organización colegial de médicos estadounidenses, debido a las múltiples denuncias que recibió este estamento por parte de quienes se ganaban la vida con la quiropráctica (curiosamente el tribunal multó al AMA pero absolvió a Fishbein). Esto conllevó que unos meses después dejara de dirigir la mencionada publicación JAMA.

Pero no cejó en su empeño de atacar a los charlatanes pseudocientíficos (consideraba a los quiroprácticos como farsantes) y años después (1961) fundó su propia revista médica, la ‘Medical World News’ junto al editor neoyorquino Maxwell M. Geffen (dicha revista estuvo publicándose hasta 1994) la cual fue un potente medio para la discusión escéptica y la persecución de terapias alternativas y pseudociencias.

Fuentes de las imágenes: Wikimedia commons / TIME

[Te puede interesar leer: Cuando un joven español con visión de rayos X fue retado por el ‘Gran Houdini’]