El análisis de bacterias intestinales pone de manifiesto las diferencias entre comunidades

Los Matsés de Perú son uno de los pocos grupos de cazadores recolectores que quedan en el mundo

(NationalGeographicChannel)

Investigadores de la Universidad de Oklahoma y del Instituto Nacional de Salud de Perú han realizado un completo estudio para averiguar cómo la dieta y el estilo de vida determinan las características de las bacterias que viven en nuestro estómago. Todos esos microbios juegan un importante papel en la digestión y el metabolismo, con importantes implicaciones para la salud, como la propensión a la obesidad, la diabetes o el cáncer de colon.


[ Interesante: Una bacteria modificada convierte la luz del Sol en combustible líquido]


En un artículo publicado en Nature Communications, Cecil Lewis y su equipo explican los resultados del análisis de bacterias extraídas de los tractos digestivos de los cazadores recolectores del Amazonas llamados Matsés. Este grupo, uno de los últimos cazadores recolectores que existen, se alimentan de tubérculos y plátanos con un suplemento de proteínas procedente de peces, monos, perezosos, caimanes y otros animales de la selva. El equipo también recogió muestras de los productores tradicionales de patata de Tunapuco, un pueblo de los Andes peruanos. Los microbios de ambos grupos fueron después comparados con los de residentes de una ciudad de Oklahoma (Estados Unidos).


[ Te puede interesar: Diminutos caracoles sobreviven a la digestión de las aves]


El equipo descubrió mayor diversidad en las bacterias de los grupos pertenecientes a sociedades tradicionales. «No se trata de distancia geográfica, sino de costumbres alimenticias», afirma Lewis. Además, en estos grupos se encontraron bacterias que están ausentes en las personas del mundo industrializado. Los treponemos, por ejemplo, un género que incluye especies que causan enfermedades como la sífilis, estaban presentes en elevado número en ambas comunidades tradicionales.


[ Ver también: Heces de panda como posible nueva fuete de energía]


Investigaciones similares anteriores no encontraron muestras de esta bacteria concreta, que sí aparecía en otros grupos tradicionales de África y América del Sur, por lo que los expertos entendieron simplemente que los Matsés constituían una excepción. El nuevo estudio, sin embargo, sugiere que el tipo de vida industrial, con alimentos procesados, sistemas sanitarios modernos y consumo frecuente de antibióticos, es el responsable de las diferencias.


[ Relacionado: Una bacteria de heces humanas, responsable de la muerte de los corales]


En cualquier caso, queda por ver si la presencia de treponemas, o su ausencia, puede arrojar luz sobre enfermedades como la obesidad o la diabetes. «Estas bacterias coevolucionaron con los primates durante millones de años, y ahora no se encuentran en las civilización modernas», afirma Lewis. «¿Por qué ya no están? ¿Por qué son importantes?».



Pincha aquí para suscribirte a la revista de National Geographic.