El lío de la Nochevieja en España de los Urdangarin

La infanta Cristina y su marido, Iñaki Urdangarin. Foto Publish Time.

La Infantanta Cristina y su marido Iñaki Urdangarin han venido a España con sus hijos para pasar las fiestas navideñas. Y no están solos. Ni mucho menos. Los Urdangarin están en Vitoria, ciudad de la familia de Iñaki y lugar de su casa familiar donde se están hospedando. Además de la natural compañía de la familia del ex duque de Palma, los Urdangarin han recibido la visita de la Infanta Elena y su hija Victoria Federica. La primogénita del Rey Juan Carlos I y Sofía, no ha querido dejar sola a su hermana Cristina en el umbral del paso al Año Nuevo. Y ya se ha montado el lío. El lío mediático. El lío del debate. Resulta que si la Infanta Elena se une en una fecha tan señalada a la Infanta Cristina se entiende como una forma de separación, de poner distancia o barrera, entre Elena y su hermano el Rey.  De hecho en algunos medios han llegado a tildar de “Puñalada de la Infanta al Rey Felipe” y hablan de “mala relación familiar”.

Hay quien piensa que si la Infanta Elena quiere estar junto a su hermana Cristina en las Navidades significa, inevitablemente, que está en contra de su hermano Felipe VI. Me resulta un disparate. La infanta Elena ha demostrado que siempre sabe mantenerse en una segunda línea de actuación de la Familia Real. Una segunda línea de actuación que permite a la primogénita del Rey emérito que su papel sea más familiar que institucional, cuando se necesita. Una segunda línea de actuación que favorece que pueda acompañara a su hermana “salpicada” por el caso Nóos, sin que ello le “salpique” a Elena.

Que dos hermanas se reencuentren en Navidad, aunque sean Infantas, y aunque una de ellas esté casada con Iñaki Urdangarin, no tiene que significar que se pongan en contra de su otro hermano. Aunque el otro hermano sea Rey y no quiera saber nada de Urdangarin. ¿No os parece?