El líder norcoreano examina cómo reforzar la capacidad militar del régimen

1 / 2
Reunión de Kim Jong Un con sus fuerzas militares en una foto sin fecha divulgada por la agencia estatal norcoreana KCNA el 22 de diciembre de 2019

El líder norcoreano Kim Jong Un se reunió con mandos castrenses sobre cómo reforzar la capacidad militar del régimen, anunciaron los medios oficiales cuando faltan pocos días para que expire el ultimátum dado a Washington sobre las negociaciones nucleares.

Después del espectacular acercamiento de 2018, las negociaciones sobre los programas nucleares de Corea del Norte se han estancado desde el fracaso en febrero de la cumbre de Hanói entre Kim y el presidente estadounidense Donald Trump.

Durante las últimas semanas Pyongyang ha hecho una serie de declaraciones contundentes y ha dado de plazo a Washington hasta final de año, prometiéndole un "regalo de Navidad" lleno de amenazas si las negociaciones no avanzan.

Corea del Norte realizó recientemente pruebas en su base de lanzamiento de cohetes Sohae, tras una serie de disparos de proyectiles las semanas anteriores. Varias resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU prohíben que Pyongyang desarrolle un programa balístico.

La agencia oficial norcoreana KCNA anunció el domingo que Kim reunió a la comisión militar central del Partido de los Trabajadores. Él es el presidente de esta comisión.

"Compartió su análisis y recomendaciones sobre la compleja situación interna y externa (...) para reforzar la situación global de las fuerzas armadas", informa KCNA.

"El líder supremo ha detallado la dirección a seguir" para fortalecer las fuerzas armadas, prosigue la agencia.

También se abordaron "temas importantes para una mejora decisiva de la defensa nacional global y asuntos de fondo con relación al desarrollo sostenido y acelerado de las capacidades militares de autodefensa".

El sábado, Corea del Norte, que posee el arma atómica, dijo que Estados Unidos "pagaría caro" las críticas del departamento de Estado contra Pyongyang sobre los derechos humanos.

Un portavoz del ministerio de Relaciones Exteriores norcoreano estimó que estas críticas equivalían a "echar leña al fuego", según KCNA.