El independentismo pierde terreno en Cataluña

Unas banderas proindependentistas catalanas ('estelada') ondean en el exterior del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, en Barcelona, el 6 de febrero de 2017, en el primer día de juicio contra el expresidente catalán Artur Mas

El independentismo en Cataluña sigue cediendo terreno ante los partidarios de permanecer en España, que lo aventajan en cuatro puntos, según un sondeo publicado este jueves por el Gobierno catalán, que prepara un referéndum sobre la secesión para septiembre.

En la encuesta realizada por el Centro de Estudios de Opinión (CEO), organismo demoscópico dependiente de la Generalitat de Cataluña, un 48,5% de los interrogados se oponían a la secesión y un 44,3% la apoyaban.

En diciembre, cuando se publicó el último sondeo, esta ventaja era más estrecha: 46,8% en contra y 45,3% a favor.

Este retroceso se refleja también en la pérdida de apoyos de los partidos independentistas que verían peligrar la mayoría absoluta obtenida en septiembre de 2015 en el Parlamento regional.

Según la encuesta, la coalición de gobierno Junts pel Sí (izquierda y derecha) y el partido de izquierda radical independentista CUP, con 72 diputados actualmente, sumarían entre 66 y 68, con lo que sólo en el mejor de los casos mantendrían con apuros la mayoría absoluta (68 de los 135 escaños).

El estudio muestra, sin embargo, un amplio apoyo de los encuestados a la celebración del referéndum de independencia que las autoridades catalanas reclaman desde hace años al Gobierno español, que rechaza esta votación alegando su inconstitucionalidad.

De los 1.500 encuestados, un 73,6% estaba a favor de la convocatoria de un referéndum y un 22,7% en contra.

Pero sólo un 50,3% se mostró partidario de celebrarlo incluso sin permiso del Gobierno central, como pretende hacer en septiembre el presidente catalán, Carles Puigdemont, si no alcanza un acuerdo con el Ejecutivo central.

Éste repite constantemente que no permitirá la votación, considerada ilegal por el Tribunal Constitucional, pero se muestra abierto a facilitar mejoras económicas para Cataluña.

En un acto, el martes en Barcelona, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, prometió una inversión de 4.200 millones de euros hasta 2020 para las infraestructuras catalanas.

Este jueves, Rajoy recibió el espaldarazo del vicepresidente de la Comisión Europea, Frans Timmermans, un socialdemócrata holandés, quien dijo ante el Congreso español que "el tema de Cataluña debería tratarse dentro del marco constitucional de España".

Respondiendo a una senadora independentista catalana, que acusó al Gobierno español de interferir en la justicia contra el separatismo, el responsable europeo aseguró que "la separación de poderes está organizada perfectamente bien" en España.

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines