El hombre que realizó el impune expolio británico de las obras de arte de la Acrópolis de Atenas

Cualquier turista que viaje hasta Grecia y realice una visita a la Acrópolis de Atenas podrá comprobar el permanente estado de reconstrucción de este impresionante conjunto arquitectónico, el cual data del siglo V a.C. y sufrió numerosísimos destrozos a consecuencia de ataques, batallas y saqueos que se han realizado de ese lugar a lo largo de la Historia.

Por si no tuvo bastante a lo largo de los siglos (sufriendo cuantiosos ataques), la Acrópolis de Atenas perdió gran parte de su valiosísimo patrimonio a través del impune expolio que fue llevado a cabo por Thomas Bruce, un aristócrata británico que ostentaba, entre otros, el título de 7º conde de Elgin, uno de los más importantes del Reino Unido y descendiente de la nobleza escocesa.

[Te puede interesar leer: Cuando Grecia y Bulgaria se enzarzaron en un conflicto bélico a causa, supuestamente, de un perro extraviado]

Una turista en la Acrópolis de Atenas en Grecia. Agosto de 2017. REUTERS/Costas Baltas
Una turista en la Acrópolis de Atenas en Grecia. Agosto de 2017. REUTERS/Costas Baltas

Thomas Bruce, tras una breve carrera militar de cinco años (en la que llegó a ser ascendido a General de división) y ser escogido parlamentario como representante de Escocia, en 1790, inició un año después (a los 25 años de edad) una fulgurante carrera diplomática que lo llevó a ser embajador extraordinario en Austria, Bélgica y Prusia, para ser enviado en noviembre de 1799 a Constantinopla (actual Estambul) como embajador británico en el Imperio Otomano.

Por aquella época, Grecia se encontraba bajo dominio turco, por lo que el país heleno era parte del que le tocaba conocer dentro de sus funciones, algo que le hacia una especial ilusión, debido a que Bruce era un gran amante de la cultura e historia griega.

Llegó a Constantinopla exultante de felicidad y del brazo de su joven esposa Mary Hamilton (doce años menor que él), hija de una influyente e importantísima familia también emparentada con la nobleza escocesa, con quien se había casado en marzo de 1799.

Maravillado por la belleza y arte que todavía estaba en pie en el Partenón (construcción principal de la Acrópolis de Atenas), Thomas Bruce solicitó al sultán otomano un permiso para enviar un grupo de expertos que estudiasen la riqueza artística de aquel lugar.

El permiso fue concedido, pero parece ser que hubo un cambio (falsificación) en el documento por parte de los británicos por el cual en lugar de indicar que era una autorización para estudiar aquellas obras en aquel lugar ponía que se daba permiso para sacarlas de allí y trasladarlas para su observación.

[Te puede interesar leer: Monuments Men, los hombres que velaron por las obras de arte durante la IIGM]

A partir de 1801, trescientos operarios contratados por el conde de Elgin comenzaron a desmantelar y embalar gran parte del patrimonio artístico de la acrópolis con intención de ser enviado al Reino Unido en el momento en el que Thomas Bruce tuviese que regresar a su país.

Colección ‘Elgin Marbles’ en el British Museum perteneciente a la Acrópolis de Atenas (imagen vía Wikimedia commons)
Colección ‘Elgin Marbles’ en el British Museum perteneciente a la Acrópolis de Atenas (imagen vía Wikimedia commons)

Ese momento llegó el 16 de enero de 1803 y los centenares de cajas conteniendo todas aquellas obras de arte fueron embarcadas rumbo a Inglaterra (aunque un elevado número de operarios contratados por el conde siguieron con el expolio y enviándolo al Reino unido durante una década más).

Pero aquellos eran unos años convulsos, en los que los británicos se encontraban enfrascados en una guerra contra Francia (tras la ruptura del Tratado de Paz de Amiens firmado un año antes), por lo que Thomas Bruce fue hecho prisionero de los franceses cuando transitaba hacia Inglaterra. Ese cautiverio lo mantuvo retenido durante tres años hasta que fue puesto en libertad en 1806.

Pero en ese periodo de tiempo habían pasado muchas cosas y casi todas malas para los intereses del conde de Elgin. Por un parte se había hundido uno de los barcos que trasportaban un gran número de obras de la acrópolis que no pudieron ser recuperadas hasta varios años después. Algunas viajaron finalmente hacia las islas británicas pero un gran número de ellas fueron desperdigadas por varios países, debido al mercadeo que se realizó de las obras por parte de los encargados en rescatarlas del fondo del mar.

A su regreso a casa, Thomas Bruce también se encontró con la desagradable sorpresa de enterarse de que su amada esposa le había sido infiel durante los tres años en los que él se encontraba prisionero de Francia, por lo que inició un costoso y bochornoso tramite de divorcio que fue la comidilla de la aristocracia de la época.

[Te puede interesar leer: El hombre que construyó un palacio con sus propias manos]

Con todos las obras de arte expoliadas impunemente de la Acrópolis de Atenas, el conde pretendía albergarlas en algún museo, pero el gobierno británico no estaba dispuesto en aquellos momentos a financiar el proyecto de Bruce (hasta entonces todo los gastos generados habían sido pagados del bolsillo del aristócrata). Por tal motivo no tuvo más remedio que ubicarlas en su casa de Park Lane (Londres), la cual convirtió en el Elgin’s Museum (no debe confundirse con el museo de igual nombre que se encuentra en Escocia, abierto en 1843 y que no tiene nada que ver con el fundado por el conde).

Colección ‘Elgin Marbles’ en el British Museum (imagen vía Wikimedia commons)
Colección ‘Elgin Marbles’ en el British Museum (imagen vía Wikimedia commons)

Thomas Bruce tenía dividida a la población británica. Por una parte estaban los que creían que había sido una buena idea el haberlos trasladado hasta Inglaterra, pues así las obras de arte se mantendrían a buen recaudo. En el lado contrario se posicionaron quienes veían que el expolio había sido una impunidad y que debía regresar a Grecia cuanto antes. Muchos fueron los debates parlamentarios que el asunto generó, no llegándose a un acuerdo sobre qué hacer y qué postura debía tomar el gobierno.

No fue hasta 1816 cuando se tomó la decisión de comprar la colección al conde de Elgin y ofrecerle por ella la cantidad de 35.000 libras esterlinas, una ínfima parte de lo que Thomas Bruce había gastado en todo aquel tiempo. Pero fue una cifra que finalmente tuvo que aceptar, debido a que sus finanzas personales no pasaban por el mejor momento.

A partir de aquel instante todos los frisos, mármoles y obras sacadas de la Acrópolis de Atenas (y otros lugares de Grecia) pasaron a exhibirse en el British Museum (conocida como Colección ‘Elgin Marbles’), lugar en el que todavía continúan dos siglos después, a pesar de las numerosas reclamaciones realizadas por los diferentes gobiernos griegos que ha habido desde entonces.

[Te puede interesar leer: Gertrude Bell: arqueóloga, espía y fundadora de Irak]