El hombre que ofreció un millón de dólares de recompensa para quien atrapase a Adolf Hitler

Recientemente ha llegado a mis manos el interesantísimo libro ‘Eso no estaba en mi libro de la Segunda Guerra Mundial’ escrito por Jesús Hernández, uno de los más prolíficos y didácticos autores dedicados a ese conflicto militar (famosas son sus recopilaciones de anécdotas que podemos encontrar el blogs, revistas, programas de radio y, evidentemente, otros libros publicados por él).

Este nuevo libro, recientemente publicado por la Editorial Almuzara, además de contar interesantísimas historias trae en la parte final un apartado con 111 datos sorprendentes. He rescatado una de esas anécdotas y tras ampliar con más datos os lo traigo este curioso post:

El 1 de mayo de 1940 el periódico estadounidense The New York Times publicaba una carta firmada por un tal Samuel H. Church y en la que exponía una serie de razones por las que estaba convencido que Adolf Hitler debería ser considerado como un enemigo común de la humanidad y, por tanto, debería ser llevado ante la justicia internacional.

Cartel de Se busca con Adolf Hitler. No es la recompensa de un millón de dólares ofrecida por Samuel H. Church, pero es uno de los muchos carteles que se publicaron en la época (imagen vía British Library)

[Relacionado: Cuando los Aliados necesitaron lanzar una campaña de desprestigio contra Hitler]

Por tal motivo, el señor Church ofrecía una generosa recompensa de un millón de dólares (toda una fortuna para la época) para aquella persona que lograse atrapar al dictador nazi y entregarlo con vida (era una de las condiciones) ante la Sociedad de las Naciones (organismo internacional creado en 1919 tras la IGM y antecesor de la ONU).

Allí sería juzgado por un tribunal internacional y se podría acabar con todos los males que estaba haciendo el líder nazi al planeta.

Samuel H. Church era un octogenario empresario ya retirado y que presidía desde 1914 el ‘Carnegie Institute of Washington’, una organización filantrópica dedicada a financiar proyectos solidarios y de investigación científica desde inicios del siglo XX (varios ganadores del Premio Nobel fueron subvencionados por el Instituto Carnegie para desarrollar sus carreras, antes de ser reconocidos internacionalmente).

La cantidad ofrecida por atrapar a Hitler era realizada en nombre de la mencionada institución y en aquellos momentos dicha recompensa se convirtió en la más alta ofrecida en la Historia por atrapar un criminal.

[Te puede interesar leer: Cuando la prensa internacional convirtió a Hitler en una auténtica celebrity]

Church y sus colegas del Carnegie Institute habían decidido ofrecer tal recompensa tras hacerse público un informe que indicaba que el Führer tenía intenciones de lanzar una ofensiva contra Francia, atravesando la Línea Maginot (muralla fortificada levantada por el país galo tras la IGM y que a lo largo de su frontera pretendía ser un muro de defensa ante un hipotético ataque germano).

Y, evidentemente, así ocurrió tan solo diez días después, dando inicio la Batalla de Francia el 10 de mayo que acabaría con la capitulación del gobierno francés un mes y medio después (22 de junio).

Cabe destacar que en el momento de publicarse la carta, Estados Unidos no participaba en la IIGM (no lo haría hasta diciembre de aquel mismo año, tras el bombardeo japonés a Pearl Harbor).

No fue hasta el día siguiente (el 2 de mayo) cuando la carta de Samuel H. Church ofreciendo la recompensa de un millón de dólares se publicaría en la edición europea de The New York Times.

Fuente de la imagen: British Library

[Te puede interesar leer: El plan para feminizar a Hitler a base de estrógenos]