El hilo viral que plantea que igual ‘Love Actually’ es más machista que romántica

Dos años y medio después de escribir un artículo titulado “Todo lo que necesitas saber sobre la vida está en Love Actually”, Ernesto Filardi ha visto la popular película con otros ojos y se ha dado cuenta de que en su día hubo algo que pasó por alto que ahora le ha llamado mucho la atención. Eso no es otra cosa que el hecho de que en este romance coral “las mujeres no hablan”. Ha explicado su reflexión en un hilo de Twitter que se ha vuelto viral por lo acertado de sus comentarios.

Un hilo en Twitter demuestra que en ‘Love Actually’ las mujeres casi no hablan y se vuelve viral. (Foto: Reuters)
Un hilo en Twitter demuestra que en ‘Love Actually’ las mujeres casi no hablan y se vuelve viral. (Foto: Reuters)

Aunque algunos datos no sean del todo correctos, como le han avisado algunos tuiteros y él mismo haya rectificado (cosas de citar de memoria), lo cierto es que la mayoría de lo ejemplos que Filardi señala para avalar su teoría son de los más certeros e iluminadores. Empieza con la trama de Amelia y Jamie. Ella es portuguesa, acude cada día a limpiar la casa de él, que es escritor y ninguno de ellos habla el idioma del otro, así que no pueden comunicarse verbalmente.

Filardi defiende que si se analiza en detalle Love Actually se llega a la conclusión de que prácticamente casi todas las historias están contadas desde el punto de vista de los personajes masculinos y que pocas veces es a ella a las que se les escucha. En el caso de Aurelia, señala, cuando él aprende portugués y le dice eso de “bonita Aurelia” lloraremos a moco tendido pero no sabremos lo que ella piensa hasta el final.

Toda la razón. Pero, además, se pueden añadir más pegas a esa historia. La importancia de la apariencia en las historias de amor. ¿Habría sido lo mismo si Aurelia no hubiese tenido la pinta de Lúcia Moniz y él, la de Colin Firth? En ese caso, lo más probable es que el guion se las tendría que haber apañado para darle unas líneas de texto interesante a Aurelia. No habiendo belleza en el exterior, hay que resaltar la interior. Es un mensaje recurrente en las comedias y dramas románticos. Los menos guapos no suelen sufrir de flechazos. Son más de ir cocinando la relación más a fuego lento.

Otro ejemplo es el de la madre abnegada a la que interpreta Emma Thompson que cuando descubre la infidelidad de su marido con una joven, guapa y sexualizada amante se va al baño a llorar y después vuelve a la estampa de familia perfecta y feliz. Claro, sin decir nada. Porque lo importante es la familia.

Una de las tramas más machistas y escalofriante es, sin duda, la que protagonizan Keira Knightley y Andrew Lincoln. Hay a quien le parece que lo de los cartelitos es muy romántico, pero no hay que olvidar que lo suyo es un acoso en toda regla. Se pasa la boda de su mejor amigo grabándola y espiándola y luego, para quitarse la espinita que lleva clavada dentro, se planta en la puerta de su casa, le pide que no diga nada (de nuevo lo del silencio) y le declara su amor. Ella le premia con un beso.

Luego están las tramas del que se va de viaje en busca de sexo, de los actores porno que se enamoran entre escena y escena, de las guapas bailarinas que acompañan al personaje de Bill Nighy… Filardi llega así a la historia de la chica con el hermano enfermo que renuncia al amor porque, bueno, no se lo dice porque aquí las mujeres no hablan.

El repaso en este hilo de Twitter que se ha hecho tan popular acaba con la pelea entre “dos machitos” por la misma chica (la del presidente Hugh Grant) y el dramón del viudo doliente (Liam Neeson) con una acompañante que no tiene líneas de texto que decir apenas.

La conclusión a la que llega Filardi y a la que llegarán quienes lean su hilo o se replanten la lectura que ofrece Love Actually del amor es que “si eres hombre, Love Actually tiene para ti unos cuantos modelos en los que verte representado: el romántico, el canalla, el ligoncete, el poderoso… Si eres mujer, las opciones se reducen a la guapa que calla o la sufridora que calla”.

El autor de esta disección a conciencia de una historia tan mitificada como esta explica que lo que ha cambiado en estos dos años y medio desde que escribió aquel artículo elogiando la película es que ahora lee y escucha a más mujeres.

Lo llamativo de este análisis viral es que se puede repetir con multitud de películas y series ‘preciosas’ y que si uno se para analizar detenidamente dibujan estereotipos y mensajes poco saludables. Una serie de hoy en día y que es un auténtico fenómeno como lo es Stranger Things tropieza en la misma piedra retratando a los personajes femeninos como se hacía en los ochenta, como señalaba el periodista Álvaro Onieva en un interesante análisis al respecto en Fotogramas.

La mujer, en la mayoría de las películas románticas, responde a ese rol de princesita en apuros que ha de ser salvada por el príncipe. Esa imagen idealizada por Disney que se repite contantemente: la de la mujer callada, trabajadora incansable, que casi no se queja, guapa y buena que un día es rescatada de su anodina/sufrida vida por un hombre apuesto y (en muchos casos) adinerado. Ocurre en Pretty Woman, Oficial y caballero, Dirty Dancing, Sabrina, Desayuno con diamantes… Y hoy en día, aunque la concienciación es mayor, sigue ocurriendo.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente