El hallazgo de varios 'Stonehenge' en Brasil pone en duda lo que sabemos sobre la historia en la Amazonia

En el Amazona no solo hay una enrome riqueza botánica y animal. También hay restos de un grandísimo valor antropológico. Una muestra de ello es el hallazgo de unos misteriosos ‘Stonehenge’ en medio de la selva. Nada más y nada menos que 450 excavaciones circulares realizadas sobre la tierra, y que han sido localizadas gracias a la terrible deforestación que afecta a este área de Brasil.

Los círculos no han sido realizados hace poco: se estima que su origen data de hace más de 2.000 años. Y aunque parezca increíble, presumiblemente se realizaron cuando existía una enorme densidad de árboles y de selva, algo que confiere a su creación un barniz titánico, ya que los hombres y las mujeres que los hicieron tuvieron que trabajar y vivir en circunstancias adversas.

Algunos de los 'Stonehenge' encontrados en el Amazonas (Universidad de Sao Paulo)
Algunos de los ‘Stonehenge’ encontrados en el Amazonas (Universidad de Sao Paulo)

La aparición de estas construcciones cambia por completo la idea que se tenía sobre el Amazonas, un lugar que muchos antropólogos consideran que no estuvo habitando hasta hace solo unos pocos centenares de años.

El hallazgo de los ‘Stonehenge’ se debe a un trabajo de campo dirigido por Jennifer Watling y que ha contado con el apoyo de la Universidad de Sao Paulo y de la Universidad de Exeter.

En las conclusiones de la investigación, Watling asegura que en la selva del Amazonas han vivido seres humanos desde al menos hace 6.000 años, y que durante ese periodo los habitantes han ido modificando el aspecto, la flora y la fauna del lugar. Por ejemplo, tuvieron que talar árboles para crear los círculos.

Lo que no aclaran los investigadores es la naturaleza de los círculos. Para algunos de ellos, su creación tiene algo de ritual mágico o espiritual. Para otros, su función era política o defensiva y podría marcar áreas que no podrían ser traspasadas sin permiso.

Además de los círculos encontrados, hace más de 25 años que se descubrió en el Amazonas el Rego Grande, un círculo megalítico compuesto por enormes bloques de granito y que no fue estudiado hasta 2005. Este hallazgo, que coincide con Stonehenge por la presencia de piedras, fue el primero que llevo a los científicos a pensar que el ser humano ocupó este lugar tan arisco para la vida de los hombres y las mujeres.

Rego Grande (Wikimedia Commons)
Rego Grande (Wikimedia Commons)

Para la comunidad científica, esta presencia humana es el mejor ejemplo de que durante miles de años los bosques de esta zona no sufrieron daño a pesar de ser colonizados por humanos. Algo que lamentablemente no ha ocurrido en el último siglo.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente