El grupo de descendientes escoceses que fundaron un club social llamado ‘Ku Klux Klan’

Alfred López

En diciembre de 1865, seis meses después de finalizar la Guerra Civil Americana, media docena de antiguos militares confederados que habían regresado a sus hogares (en la población de Pulaski, Estado de Tennessee) tras participar en el conflicto bélico decidieron juntarse y fundar un club social en que reunirse periódicamente, hablar distendidamente, cantar canciones escocesas (heredadas de sus antepasados) y gastar unas cuantas bromas sobre los unionistas y los esclavos que habían tenido a su servicio hasta la fecha.

Este grupo estaba conformado por descendientes de escoceses que habían llegado a América un siglo antes para ayudar a los ingleses a mantener las colonias. Tras la Guerra de Independencia la mayoría de ellos había decidido quedarse en aquel continente, adquiriendo terrenos en el sur y teniendo sus plantaciones las cuales habían sido trabajadas por esclavos africanos que adquirieron en los mercados de trata humana.

Miembros del Ku Klux Klan (imagen vía Wikimedia commons)
Miembros del Ku Klux Klan (imagen vía Wikimedia commons)

[Te puede interesar leer: El infame y racista caso de los chicos de Scottsboro]

Aquel club social pretendía ser una fraternidad donde, además de divertirse, discutir sobre el modo de solucionar sus problemas después de ver cómo los unionistas les habían arrebatado la posibilidad de continuar teniendo esclavos negros en sus plantaciones.

A la hora de buscar un nombre para aquella fraternidad (y tras una debatida ‘lluvia de ideas’, que hoy en día llamaríamos ‘brainstorming’) se basaron en dos conceptos: el griego antiguo (del que alguno de los miembros tenía conocimientos) y la herencia escocesa que compartían. Por un lado escogieron el término ‘kuklos’, palabra que en griego designaba un círculo y le ‘clan’, el término escocés para un grupo familiar. Así fue como, a través de un ingenioso juego de palabras y cambiando las iniciales por la ‘ka’, surgió el nombre del club social: Ku Klux Klan.

Inicialmente, a pesar de las ideas supremacista de los miembros, no estuvo pensado como una asociación violenta, todo lo contrario, era totalmente lúdica. Entre las actividades estaba leer y representar obras de William Shakespeare y otros ilustres autores ingleses (y sobre todo escoceses). También cantaban canciones que les enseñaron sus padres y que eran originarias de Escocia.

Otro de los divertimentos que tenían era el de disfrazarse de fantasmas (colocándose sábanas blancas por encima) e ir a asustar a algunos vecinos de Pulaski. Todo ello entre risas y jolgorio.

[Te puede interesar leer: ¿Por qué se representa a los fantasmas con una sábana y cadenas?]

Pero en poco más de un año el club social ‘Ku Klux Klan’ había aumentado enormemente el número de socios. Ya no solo era una fraternidad con miembros de Pulaski, sino de todas las poblaciones de alrededor y, prácticamente del Estado de Tennessee. La gran mayoría de esos nuevos integrantes eran terratenientes que habían perdido prácticamente todo durante la Guerra Civil y profesaban un odio hacia los unionistas.

Aquellas bromas que inicialmente se gastaban a los vecinos comenzaron a ser pesadas y desagradables (y cada vez más violentas) hacia los nuevos habitantes que habían llegado hasta el sur desde los estados norteños y que habían adquirido a bajo precio las casas y plantaciones de algunas familias sureñas.

Poco a poco todo aquel odio acumulado fue haciéndose latente en sus salidas nocturnas. Atacaban a los que llamaban despectivamente ‘carpetbagger’, término utilizado para referirse a los oportunistas norteños que se habían quedado con sus propiedades. Evidentemente, quienes más padecían sus ataques eran aquellos antiguos esclavos que tras conseguir la libertad se habían quedado a vivir en el sur.

Basándose en aquellos disfraces de fantasma, con los que asustaban de manera jocosa a los vecinos, diseñaron un uniforme que les permitiría conservar el anonimato cuando realizasen sus ataques: unas túnicas que les cubría todo el cuerpo hasta los pies y una especie de capucha en forma de capirote, forrada con tela blanca.

Ilustración de 1868 con dos miembros del Ku Klux Klan (imagen vía Wikimedia commons)
Ilustración de 1868 con dos miembros del Ku Klux Klan (imagen vía Wikimedia commons)

[Te puede interesar leer: El histórico acto que hizo cambiar las cosas en los derechos civiles de las personas negras]

Otro de los grupos a los que atacaron y pusieron en su punto de mira fueron los ‘scalawag’, término con el que, a modo de insulto, llamaban a aquellos sureños que simpatizaban con la causa unionista y habían confraternizado con los antiguos esclavos negros.

Varios eran los frentes abiertos y los objetivos de los cada vez más radicales y violentos miembros del Ku Klux Klan. En cuestión de un lustro centenares eran los miembros y numerosísimos los actos vandálicos que habían perpetrado.

Hasta tal punto que el propio presidente de los Estados Unidos, Ulysses S. Grant, tuvo que ordenar al ejército que ejerciera un férreo control y arrestasen a todo aquel miembro del Ku Klux Klan que pillasen en algún acto violento. En 1871 comenzó su declive pasando de ser un club social a una organización clandestina y perseguida por las autoridades (aunque cabe destacar que muchas de sus acciones violentas se realizaron gracias a la vista gorda que hacían algunos agentes de la autoridad).

Muchísimos fueron los actos vandálicos del Ku Klux Klan y los muertos que dejaron por el camino. A pesar de haber algunos periodos de la historia en los que su actividad y número de miembros se había reducido, actualmente sigue funcionado como una simbólica organización xenófoba y supremacista, realizando algunas concentraciones y desfiles callejeros.

Fuentes de las imágenes: Wikimedia Commons

[Te puede interesar leer: Los disturbios raciales que dieron origen al carnaval más famoso del Reino Unido]