El Gordo de Navidad visto desde fuera: cómo lo ve el mundo

De todos es sabido que visto desde el extranjero nuestro país es una mezcla de sol, sangría, siesta y felicidad (sector económico aparte), pero ¿cómo se integra en todo esto la Lotería de Navidad? ¿Qué imagen tienen de ella en otros países? ¿Es conocida?

La respuesta es afirmativa. Más allá de nuestras fronteras recibe el nombre de The fat one o The big one y es mucho más popular de lo que creemos. La razón para ello son sus particulares características que la hacen diferente de la mayoría de loterías que se juegan en otros países basadas en un bote (jackpot), similares al sorteo de La Primitiva.

[Relacionado: Las equivocaciones de los niños de San Ildefonso y otras anécdotas del Gordo de Navidad]

Repasemos algunos de estos parámetros que la hacen singular ante los ojos de los extranjeros y les anima a unirse al juego, ya sea cuando están de vacaciones en nuestro país o a través de páginas web en las que se pueden adquirir décimos para participar desde otros países:

-    Es una lotería para jugar y estrechar lazos sociales con el entorno: A través de las participaciones un mismo número puede ser jugado por varios familiares, compañeros de trabajo, peñas, los habituales del bar de la esquina… Todos comparten la misma ilusión antes y la alegría o decepción después.

-    Al repartirse el premio en un mismo entorno geográfico puede tener un efecto positivo sobre la economía local, reparte riqueza en lugar de concentrarla en un único ganador.

-    Toda la parafernalia que rodea al sorteo le confiere un encanto especial y diferente (aunque algunos se quejan de que el sorteo es largo y tedioso), los niños de San Ildefonso y sus nervios, los bombos con los números y premios, el seguimiento atento de todos los medios de comunicación y la población, y en especial el momento culminante de cantar los primeros premios. Es un fenómeno social y global.

-    Es una tradición navideña, aunque pueden comprarse números desde muchos meses antes.

-    En total (sumando todos los premios repartidos) es uno de los premios más grandes y la cuantía de los mismos se fija de antemano sin depender de cuantos jugadores haya (no se genera un bote).

Como muestra de su repercusión, apareció en la primera de las películas secuela de la serie Futurama, “El Gran golpe de Bender”. En ella unos ciberdelincuentes quieren conquistar la Tierra y timar al profesor Farnsworth mediante una notificación en la que pretenden hacer creer que ha ganado el sorteo navideño de la Lotería Nacional.

No es tan solo una ficción, “el timo del Gordo” se ha dado de verdad en múltiples ocasiones intentando embaucar a ciudadanos de toda Europa, Estados Unidos o Asia. El mismísimo cónsul de Corea del Sur en España denunció el timo sufrido por su compatriota, Ki-Hoon Lee.

El procedimiento es el mismo en todos los casos: mediante documentación aparentemente oficial informan a sus víctimas que han sido los afortunados ganadores del ‘Gordo del sorteo de Navidad’ y les piden una elevada cantidad para poder gestionar costes, tasas, impuestos y trámites de entrega, una vez cobrados estos importes del premio nunca más se supo.

Por todo ello podemos concluir que, aunque quizá no es tan popular como la paella, la Lotería de Navidad  despierta también una creciente expectación y curiosidad desde el extranjero.

PUBLICIDAD