El Gobierno se calla la enésima puerta giratoria

La última llegada en ADIF ha sido a través de una ‘puerta giratoria’. REUTERS/Jon Nazca

Diez meses después de haber entrado en nómina, y con un Puente a la vista, el exdiputado del PP Andrés Ayala se esperaba un fin de año tranquilo. Pero su nombre ha saltado a la palestra gracias a la investigación de Eldiario.es que ha desvelado que quien fuera portavoz de Fomento del PP en el Congreso hasta 2016 entró, a principios de año, en el consejero del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) . El mayor ente de inversión pública de España que está supeditado al ministerio de…. premio. Fomento.

De hecho, la puerta giratoria en este caso es de libro porque el exdiputado popular estuvo trece años -desde 2004 hasta 2013- fiscalizando a Adif en la Cámara Baja hasta mayo de 2016. Y, de repente, pasó en apenas unos meses de un bando a otro con un secretismo sospechoso y directamente a la mesa en la que se decidirá cómo manejar los más de 3.000 millones de euros de dinero público que se destinarán a la red ferroviaria española.

¿Por qué no se informó de este nombramiento en febrero? ¿Por qué ha tenido que pasar casi un año para que nos enteremos? En realidad, ninguna de estas cuestiones se las plantean en Moncloa o Fomento. Al contrario. La pregunta que se hacen es ¿por qué se ha enterado la prensa? Pues porque su nombramiento está recogido en la documentación remitida hace unos días por Adif Alta Velocidad (AV) a la Bolsa de Irlanda donde tiene registradas varias emisiones de bonos.

¿No hubiera sido más fácil encontrar esta información en la web de ADIF sujeta a la Ley de Transparencia? Pues no, porque no hay ni rastro. Será un problema de actualización.

El caso es que Ayala está de enhorabuena. Su papel como diputado ha sido ampliamente recompensado por el PP. Apenas unos meses después de dejar su acta de diputado, Ayala fue nombrado consejero de Adif, miembro de la junta directiva nacional del PP y, vamos para Bingo, presidente de la oficina contra la corrupción (que lleva meses de retraso).

Si a ustedes no les suena raro que una persona que controla los movimientos económicos de ADIF desde el Congreso pase en apenas unos meses a formar parte de quien dispone de ese dinero esperen a leer esto. Resulta que Aena adjudicó en febrero de 2016 un contrato para explotar hasta marzo de 2025 dos salas de juego en sendos aeropuertos de su red al grupo murciano Orenes, una de las mayores empresas del sector del juego en España y de la que Ayala era accionista de al menos cinco filiales de Orenes.

Ahí lo tienen, otra puerta giratoria más en la lista después de los supuestos compromisos de los principales partidos políticos con la Ley de Transparencia.

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines