El Gobierno se apropia del 155 y no quiere debatirlo con nadie

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. AFP

Cuenta el entorno de Mariano Rajoy que le ha costado aplicar el 155, pero no lo parece. En cuanto lo ha hecho, no sólo ha optado por la versión más dura del mismo -incluyendo ceses de Puigdemont y Junqueras– sino que se ha apropiado de él. Del artículo 155 de la Constitución que es suyo, su tesoro. Que no lo toque nadie.

Desde que el sábado adelantó las fases por las que el Gobierno de España piensa tomar el control del Govern de Cataluña, no ha vuelto a hablar del tema. Como recordarán quienes vieron la rueda de prensa en directo, el presidente del Gobierno apenas aceptó preguntas de la prensa y tampoco piensa aceptar las del resto de partidos políticos con representación parlamentaria. Y eso que hay muchas.

Porque son varios los partidos políticos que han expresado sus dudas , quejas y sugerencias a la aplicación. Podemos, PNV , Nafarroa Bai … y algunas voces del PSOE aunque meramente testimoniales. Con ciertos matices, todos ellos coinciden en dudar de la conveniencia de la aplicación del artículo antes incluso de probar “el diálogo y la negociación” ya que viene a ser “echar más leña al fuego”.

De momento el Gobierno no les ha hecho caso. Aún queda tiempo ya que la tramitación del artículo 155 de la Constitución no terminará el viernes con el Pleno del Senado que aprobará la intervención de la Autonomía de Cataluña, pero el problema con el que se han encontrado es el del portazo de Moncloa. Salvo para reunirse con Pedro Sánchez (PSOE) y Albert Rivera (PP), las puertas de Rajoy están cerradas para todos los demás. De hecho, el Gobierno va a tirar de decreto no legislativo para aprobar los diferentes pasos derivados del 155.

Eso significa que el 155 va a pasar de puntillas por el Congreso de los Diputados ya que la intención de Rajoy es la de impedir que el Pleno de la Cámara Baja tenga que convalidar el decreto mediante votación. ¿Por qué? Porque el PP en el Congreso no tiene mayoría y, aunque finalmente lograra los apoyos de PSOE y Ciudadanos, para hacerlo debería habilitar una Sesión para debatirlo. La alternativa decidida por el PP es pasarlo por el Senado donde sí tiene la mayoría suficiente para evitar debates que no le interesan.

Así que olvídense de que hacerle llegar al PP opiniones críticas sobre la intervención de TV3 o Catalunya Ràdio, la congelación de algunas de las competencias del Parlament, el cese de Puigdemont… etc.

Y no sólo eso. Porque viendo que en el Congreso no podrán opinar, algunos partidos con representación en ciertos gobiernos autonómicos –véase PNV (Euskadi), Nafarroa Bai (Navarra), y Podemos (Castilla-La Mancha)- se han quejado de manera formal. ¿Saben cuál ha sido la respuesta del Gobierno? Pues como se ha apropiado del 155 y lo considera suyo, ha amenazado con sacarlo a pasear en más Comunidades Autónomas además de la catalana.

A los vascos les ha recordado que Euskadi contiene en la actualidad los “mismos ingredientes” para llegar a una situación similar a la que vive Cataluña.  Y a los manchegos les ha dicho que “su política empieza a ser merecedora del artículo 155 de la Constitución”. Cuidado que el Gobierno parece estar cogiéndole el gusto al 155.

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines