El gobierno español acusa de "juego sucio" a los independentistas catalanes

Jordi Turull y la también dirigente independentista Marta Rovira, el pasado 1 de marzo en los escaños del Parlamento catalán, en Barcelona

El gobierno español acusó de "juego sucio" a los independentistas catalanes, que este jueves quieren investir como presidente regional a Jordi Turull, investigado por la justicia y amenazado de ingresar en prisión este mismo viernes.

El pleno de investidura de Turull, portavoz del anterior gobierno de Carles Puigdemont, está convocado este jueves a las 17H00 (16H00 GMT) en el Parlamento de Cataluña, dominado por los separatistas.

Una maniobra que busca "un enfrentamiento con el Estado de derecho, con las instituciones", denunció el ministro de Justicia, Rafael Catalá, en declaraciones a la radio Onda Cero.

La convocatoria exprés fue promovida en pocas horas y de manera sorpresiva por el presidente de la cámara, el separatista Roger Torrent, en respuesta a las "injerencias" del Tribunal Supremo, que ha convocado para este viernes a Turull y a otras cinco figuras del independentismo.

Los seis tienen cita en Madrid con el juez Pablo Llarena, quien instruye la causa por rebelión, sedición y malversación contra la cúpula independentista por el intento de secesión unilateral del año pasado. Tras la vista, Turull, un independentista conservador de 52 años, podría regresar a prisión, después de haber pasado un mes en la cárcel a fines de 2017.

El ministro Catalá consideró que la convocatoria del pleno es "hacer juego sucio", y que la idea de investir a un candidato con problemas judiciales "demuestra que no hay una voluntad real de encontrar soluciones de futuro, sino de seguir embarrando el terreno de juego".

Igualmente, recordó que para ser oficialmente presidente, hay "requisitos formales", es decir, la publicación del nombramiento de Turull en el Boletín Oficial del Estado y la firma del rey Felipe VI.

La convocatoria exprés para investir a Turull se granjeó la ira de Ciudadanos, un partido antiindependentista que tiene la mayor bancada en el Parlamento catalán y que pidió desconvocar la sesión, ante "la manifiesta inidoneidad del candidato".

A Turull "nadie lo quiere para ser presidente, sólo lo quieren para alimentar el victimismo del proceso (independentista), porque ya no tienen otra cosa", declaró a la radio Cadena SER la líder de Ciudadanos en Cataluña, Inés Arrimadas.

Turull es el tercer candidato promovido por los independentistas, que renovaron su mayoría de escaños en las elecciones regionales del 21 de diciembre.

El primero fue Puigdemont, cesado de la presidencia catalana por el gobierno español tras la declaración unilateral de independencia del 27 de octubre e instalado en Bruselas.