El futuro de Ucrania se oscurece: Yanukovich no va a ceder

Susana Campo
"Viktor Yakunovich no se merece liderar nuestro país, estamos hartos", explica un manifestante

"No hubo violencia previa, la policía llevaba armas de fuego y tiradores de agua con una intención clara: intimidar a los manifestantes. Las únicas armas de la gente eran piedras. David contra Goliat". Estas son las palabras que salen de la boca de Natalia Shapolova, experta conocedora de la realidad de Ucrania y de lo que está ocurriendo ahora en la Plaza de Kiev.

La primavera ucraniana se ha marchitado hasta rozar una guerra civil que tiene en vilo a gran parte del mundo. No hay que olvidar que Ucrania es una potencia energética que se disputan todos, un centro estratégico que interesa a Europa, siempre tan timorata, y a Rusia, que sabe que puede reforzar un poder que disminuyó al perder sus repúblicas.

La noche del martes otras regiones de la Ucrania Occidental, donde la mayoría de la población apoya las protestas y están contra la violencia de Yanukovich, bloquearon los edificios gubernamentales. También en el este y en el sur. La violencia ya no es propiedad de una sola calle, aunque eso es lo que muchos piensan. La violencia de la Plaza de Kiev se extiende y eso asusta a muchos.

"Yanukovich habló de negociación, pero ahora cree que la gente tiene que ir a sus casas y dejar de protestar. Ya no hay marcha atrás, incluso ha amenazado con arrestar a la oposición", señala Shapolova. Esta ha logrado el hito de unir a la izquierda radical con la extrema derecha, grupos que están organizados para plantar cara a los militares. Los vídeos lo demuestran. Mientras el presidente culpa a la oposición, aumentan los muertos y el panorama se oscurece. 

¿Qué pasará cuando la oposición tenga que colaborar si los que la conforman son radicalmente opuestos? ¿Qué pasará si el enemigo común cae? Pocos lo saben. Europa puede jugar la carta de las sanciones para calmar los ánimos, mientras que Rusia sigue presionando para que Ucrania no caiga en manos de la UE. En medio de ese cúmulo de intereses, EEUU pide calma, pero no reacciona. Todo está manos de la calle y del presidente.

'EuroMaidan', base de la oposición, está en cada ciudad, en cada región. "La diferencia no es el apoyo, que sigue siendo el mismo de siempre, sino que está dividida en dos mitades similares. No hay cambios respecto a los apoyos pero sí se han vuelto más radicales como reacción a la respuesta del gobierno. No escucha las demandas y han arrestado a muchísima gente. Cuando se aumenta el grado de represión, la gente está dispuesta a resistir más. Cada vez se aplica una forma de protesta más radical. Desde enero cuando estalló la violencia, la gente ha salido y ocupado los edificios", confiesa Shapolova.

La violencia gana terreno a la razón, a un pacto que durante un tiempo se vio claro. Para preservar su poder, Yanukovich está apoyándose en el aparato represivo: fiscalía, jueces y seguridad. La gente tiene la sensación de que los aparatos del Estado no están ya a su servicios si no a los del presidente. Solo un 1 por ciento de la gente confía en la Policía. Tampoco en jueces. Y así el tejido social es imposible.

Shapolova reconoce que este conflicto tiene un aspecto regional muy fuerte. En partes de Ucrania hay una mayoría absoluta que está contra el presidente y en otras no, pero el Gobierno ya ha copiado la forma de represión rusa: "El gobierno ha decidido traer más tropas y dispersar la plaza otra vez.  La gente ya no duerme", asegura esta experta.

"El Gobierno ve cómo las calles se llenan de barricadas, cómo los edificios públicos son asaltados. Ahora es claro que Yanukovich no va a ceder a cualquier precio. Y ha optado por un escenario muy violento. Ya no hay ninguna esperanza de que se pueda negociar con él. Pero los oligarcas están nerviosos proque no desean que el país entero caiga en la violencia. Las sanciones son lo único que les pueda motivar a obligar al presidente a entrar en razón y que Ucrania se tranquilice", explica Shapolova.

EEUU pide al Gobierno que decrete una tregua

El gobierno de Estados Unidos ya ha denunciado que la violencia registrada en Kiev es "totalmente escandalosa", por lo que ha vuelto a pedir al presidente ucraniano, Viktor Yanukovich, que frene la escalada de tensión. Los enfrentamientos entre policías y manifestantes, que se han cobrado la vida de al menos 26 personas, no tienen lugar en el siglo XXI, declaró Ben Rhodes, consejero del mandatario Barack Obama, en una conferencia de prensa en el avión presidencial Air Force One. "Hemos dicho claramente al gobierno ucraniano que es su responsabilidad permitir a la gente manifestarse", subrayó Rhodes.

"Nos oponemos a la violencia de ambos lados, pero el gobierno debe retirar a los miembros de la policía antimotines de las calles, decretar una tregua y entablar conversaciones verdaderas con la oposición", añadió el consejero de Obama. "Es evidente que los ucranianos consideran que el gobierno de Yanukovich no responde a sus aspiraciones legítimas actualmente", agregó el consejero del presidente.

Rhodes dijo que el gobierno estadounidense sigue estudiando la posibilidad de imponer sanciones contra Ucrania, al igual que la Unión Europea, cuyos ministros de Relaciones Exteriores realizarán el jueves una reunión extraordinaria para analizar la situación. "Seguimos observando de cerca los acontecimientos, así como las personas que consideramos responsables de la violencia. Y hemos dicho claramente que analizamos medidas contra los individuos responsables de actos violentos en Ucrania. Entre estas medidas barajamos sanciones", puntualizó Rhodes.

La Eurocámara pide "sanciones creíbles"

El presidente de Francia, François Hollande, y la canciller alemana, Angela Merkel, reforzaron hoy la sintonía entre sus países con una condena unánime a la violencia en Ucrania y la  amenaza de sanciones europeas contra los responsables de los disturbios.

Ese fue el mensaje más fuerte del consejo de ministros franco-alemán celebrado en París, tras el que los dos mandatarios calificaron de intolerables e inadmisibles los enfrentamientos de las últimas horas en Ucrania.

"Los que han cometido los actos, los que se preparan para cometer otros, deben saber que serán sancionados", señaló Hollande en conferencia de prensa, no sin insistir en que las sanciones no son un fin en sí mismo porque el objetivo radica en llegar al diálogo entre Gobierno y oposición para hallar una solución al conflicto.

El escenario de violencia en Ucrania copó gran parte del protagonismo de esta XVI cumbre bilateral, que se completará esta tarde con un encuentro con el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, y con el de la Mesa Redonda Europea de Industriales, Leif Johansson.

La política extranjera y de defensa, el proceso de transición energética emprendido en cada país para incrementar la competitividad de sus respectivos sistemas, la tasa a las transacciones financieras o la unión bancaria estuvieron igualmente en las conversaciones.

La ONU pide una "investigación urgente"

La alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Navi Pillay, reiteró hoy su condena a la violencia en Ucrania, y apeló a una solución pacífica a la crisis a través del diálogo.

"Condeno fuertemente estos asesinatos y urjo al Gobierno y los manifestantes a actuar para aliviar la tensión y adoptar un nuevo plan de acción hacia una solución pacífica a la crisis", afirmó Pillay en un comunicado divulgado hoy en Ginebra.

La máxima responsable de la ONU para los Derechos Humanos, también pidió una investigación "urgente e independiente" para establecer responsabilidades sobre lo ocurrido, incluido el uso excesivo de la fuerza, para garantizar que sus responsables rindan cuentas ante la justicia.

"Choques violentos surgieron entre policías y manifestantes cerca del Parlamento (...). La Policía disparó pelotas de goma, gases lacrimógenos y granadas de humo; mientras que algunos manifestantes lanzaron cócteles molotov y ladrillos", precisó Pillay.

España condena uso "desproporcionado" 

El Gobierno de España ha condenado este miércoles el uso "brutal y desproporcionado" de la violencia y ha hecho un llamamiento a "autoridades, oposición política y manifestantes" a la "contención" y a que se abstengan de emprender medidas que puedan agrandar la actual brecha existente entre ellos.

En un comunicado del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación, expresa su "enorme preocupación" por los "gravísimos" acontecimientos que están teniendo lugar estos días en Kiev, "que han causado numerosas víctimas mortales y heridos, y que suponen un retroceso muy grave en los esperanzadores pasos adoptados previamente".

"El retorno a la estabilidad es una condición previa y necesaria para reconducir el proceso a un diálogo genuino e inclusivo entre todas las partes, que garantice el pleno respeto a los derechos humanos y permita avanzar en las negociaciones hacia una solución pactada de las reformas políticas y económicas que necesite Ucrania y que deseen los ucranianos", concluye la nota de Exteriores.

El Papa pide el fin de la violencia

El papa Francisco expresó hoy su preocupación por lo que está sucediendo en Ucrania e hizo un llamamiento a todas las partes a que cesen la violencia, tras celebrar la audiencia general en la Plaza de San Pedro.

"Con preocupación sigo en estos días lo que está sucediendo en Kiev y aseguro mi cercanía con el pueblo ucraniano y rezo por todas las víctimas de la violencia, por sus familiares y por los heridos", dijo el pontífice argentino.

Francisco instó a "todas las partes a que cesen cualquier tipo de acción violenta y a que busquen la concordia y la paz del país".

Mientras el papa realizaba este llamamiento las protestas continuaban en Kiev, escenario de disturbios antigubernamentales que se han saldado con al menos 25 muertos en las últimas 24 horas.

Jorge Bergoglio ya había pedido el cese de la violencia en Ucrania durante el rezo del Ángelus dominical del pasado 26 de enero.

En aquella ocasión, el exarzobispo de Buenos Aires deseó que "se desarrolle un diálogo constructivo entre las instituciones y la sociedad civil y, evitando cualquier recurso o acciones violentas, prevalezcan en el corazón de cada uno el espíritu de la paz y la búsqueda del bien común".

El presidente del COI expresa sus condolencias

El presidente del Comité Olímpico Internacional (COI) Thomas Bach expresó este miércoles, desde Sochi donde asiste a los Juegos de Invierno, sus "condolencias" a los que han perdido a seres queridos en los disturbios ocurridos en Ucrania.


En un documento del COI titulado "Comunicado del Presidente sobre Ucrania", Bach declaró: "Nuestros pensamientos y nuestra simpatía están con el equipo ucraniano en estos momentos difíciles".

El dirigente alemán destacó la "dignidad" con la que los deportistas ucranianos han seguido representando a su país pese a los enfrentamientos en Kiev entre policía y opositores, que en la noche del miércoles causaron al menos 25 muertos.

"Su presencia aquí es un símbolo de que el deporte puede construir puentes y ayudar a que se junten gentes de diferentes orígenes", añadió Bach. Mientras tanto, Ucrania sigue entre llamas.

 

 

Más noticias de Lainformación.com

Yanukovich cesa al jefe de Estado Mayor de la Defensa

Yanukóvich, presidente de Ucrania: "Los líderes de la oposición responderán ante los tribunales"

Una veintena de muertos en Kiev durante los violentos enfrentamientos antigubernamentales