El fiscal jefe anticorrupción intentó evitar uno de los registros de la Operación Lezo

Manuel Moix, el jefe de los fiscales anticorrupción, intentó, en contra del criterio de los dos fiscales adscritos al caso, impedir uno de los registros de ayer. No directamente vinculado a Ignacio González, sino a otro de los investigados, sobre hechos ocurridos en 2001. Discrepaba también de algunos de los delitos que apreciaban sus subordinados, que no quisieron acatar sus órdenes y convocaron la junta de fiscales anticorrupción. Reunión de urgencia, inusual, el pasado martes: una veintena de fiscales en la misma mesa y casi todos respaldaron a sus compañeros. Sólo un voto a favor de Moix, que tuvo que rectificar a pesar de contar con el aval de quien le aupó en el cargo: el fiscal general del Estado. Para el ministro de Justicia, todo son especulaciones. Pero la oposición cree que Gobierno ha obstaculizado la investigación y pide que comparezcan ministros y fiscal general. El fiscal general, en el punto de mira, porque antes de proponer a Moix, fue advertido de que el nombre de su candidato aparecía en el sumario que dio pie a las detenciones de ayer.  En una conversación telefónica grabada por la Guardia Civil entre Ignacio González y Eduardo Zaplana donde se felicitaban del posible nombramiento de Moix como fiscal anticorrupción. Porque al ser una persona próxima al PP, creía González, le iría mejor.

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines