El fantasma que creyó ver en la cuna de su bebé solo era un despiste del padre

Maritza Cibuls se llevó hace unos días el susto de su vida cuando al mirar el monitor con el que controla que su bebé está bien se percató de que había algo raro en la imagen. Allí, junto a su pequeño se podía ver claramente el rostro fatasmagórico de otro bebé acostado junto al suyo. Asustada, compartió la imagen. Tras armarse de valor fue a comprobar qué podía ser. El misterio y su prosaico desenlace se han vuelto virales.

Maritza Cibuls miró el monitor de su bebé y se encontró con otro bebé fantasma. ¿Tú también lo ves? (Foto: Facebook de Maritza Cibuls)
Maritza Cibuls miró el monitor de su bebé y se encontró con otro bebé fantasma. ¿Tú también lo ves? (Foto: Facebook de Maritza Cibuls)

Cibuls ha contado a Buzzfeed News el relato completo de cómo se enfrentó a la situación y cómo se acabó resolviendo. Su historia no tiene desperdicio. Una noche de la semana pasada, esta madre de Chicago de 32 años y con dos hijos pequeños estaba sola en casa cuando, una vez acostados los pequeños decidió echar un ojo al monitor del menor para comprobar si estaba todo bien. Entonces fue cuando se dio el gran susto. ¿Qué era eso que estaba viendo? ¿Era el rostro de un bebé?

“Al principio pensé que mis ojos me estaban engañando. Traté de ignorarlo, pero realmente estaba empezando a asustarme. La parte racional de mi cerebro me decía que había una explicación lógica”, ha contado a Buzzfeed. Ante una situación así decidió hacer una foto a la pantalla y mandársela a su madre, su hermana y su marido, que estaba trabajando.

Fue él quien le dijo que lo más probable es que fuese un efecto óptico por la baba del niño. Como no tenía una explicación mejor, creyó que eso sería lo más probable, cogió una linterna y se fue al cuarto de su hijo a comprobarlo. Pero la imagen fantasmagórica había desaparecido y tampoco había rastro de humedad en la sábana.

Inquieta, decidió compartir la foto de nuevo. Esta vez, con un grupo de madres de Facebook al que pertenece. Buscaba confirmación de que alguien más veía lo que ella y que no era cosa suya. Cibuls se fue a dormir -aunque el miedo casi no le dejó pegar ojo- y cuando se levantó se encontró con el aluvión de respuestas a su post. Todo el mundo quería saber qué era ese rostro en la pantalla.

A veces ocurre que con la luz del día todo se ve más claro y ese fue uno de esos casos. “Tan pronto como entré en la habitación y abrí las persianas, fue tan obvio que había algo debajo de la sábana. Bajé la sábana y vi esta cara de bebé gigante mirándome”, ha explicado. Esta pertenecía a una etiqueta enorme del colchón de la cuna que se había clareado a través de la sábana bajera.

Al parecer, había sido su marido quien había cambiado la ropa de la cuna y al hacerlo olvidó poner el cubrecolchón que, en circunstancias normales, cubría esa imagen del bebé evitando el efecto fatasmagórico que tanto asustó a su mujer e inquietó a infinidad de internautas.

Después de una noche de terror y preguntas, todo ha quedado en una anécdota divertida y la sensación de que le podría haber pasado a cualquiera. Tanto lo de olvidarse de colocar una sábana como lo de ver rostros de bebés fantasma. La falta de sueño a la que se ven sometidos los padres con niños tan pequeños hace que estas cosas pasen.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente