Trump aplaude despido de jerarca del FBI, que suscita avalancha de críticas

Por Paul HANDLEY
1 / 2
El exsubirector del FBI Andrew McCabe el 12 de julio de 2017 en Washington

Donald Trump saludó abiertamente este sábado el despido del exsubdirector del FBI Andrew McCabe como "un gran día para la democracia", una decisión que el abogado del mandatario dijo que espera entierre la investigación sobre la supuesta colusión entre su campaña y Rusia.

Pero sus críticos denunciaron la remoción como una artimaña "peligrosa" para desacreditar al FBI y la labor de Robert Mueller, el fiscal especial que investiga la injerencia de Moscú en las elecciones estadounidenses de 2016.

Trump reiteró este sábado sus críticas a la investigación de Mueller, tachándola de "cacería de brujas" en un tuit, y afirmando que "no hubo colusión y no hubo crimen".

"No hubo colusión entre Rusia y la campaña Trump. Como muchos lo descubren ahora, hubo, en cambio, una enorme cantidad de filtraciones, de mentiras y de corrupción a los más altos niveles del FBI, del a justicia y del departamento de Estado", había dicho más temprano.

Antes, el abogado personal de Trump, John Dowd, manifestó que espera que ahora el Departamento de Justicia archive ese caso, reavivando las inquietudes acerca de las pretensiones de la Casa Blanca de enterrar la investigación de Mueller: McCabe es un testigo potencial en la trama rusa.

McCabe, quien había renunciado a sus funciones en enero pero seguía siendo empleado de la policía federal de Estados Unidos, fue despedido este viernes, dos días antes de su planeada jubilación, algo que el círculo de Trump consideró positivo para acabar con la investigación "fraudulenta" sobre la injerencia rusa en las pasadas elecciones.

"Andrew McCabe DESPEDIDO, un gran día para los hombres y mujeres trabajadoras del FBI - Un gran día para la democracia", tuiteó el presidente poco después de conocerse la noticia.

-"Los estadounidenses juzgarán"-

Blanco frecuente de los ataques de Trump, McCabe respondió con fuerza, afirmando que era la víctima de una "guerra" del gobierno contra el FBI y el fiscal especial que investiga la presunta injerencia rusa.

McCabe dirigió interinamente el FBI entre mayo y agosto, tras el espectacular despido del director James Comey por Donald Trump.

Antes, había participado en la investigación sobre los correos electrónicos de Hillary Clinton, a la que la derrotada candidata demócrata en las elecciones de noviembre de 2016 acusa de haberla perjudicado.

El sábado, Trump reprochó nuevamente a McCabe de haber estado demasiado cerca de Comey y los demócratas.

El presidente ha acusado repetidamente a ambos de haber protegido a Clinton de un enjuiciamiento por el mal uso de un servidor privado de correo electrónico cuando ella era secretaria de Estado.

"El moralizador James Comey era el jefe de McCabe e hizo de todo para pasar por un santito. Sabía todo acerca de las mentiras y de la corrupción que reinaban en las más altas esferas del FBI", afirmó el mandatario en su red social preferida.

Comey le respondió, también en Twitter, aludiendo al libro de su autoría que se publicará en abril: "Señor presidente, los estadounidenses oirán mi historia en poco tiempo y podrán juzgar quién es honorable y quién no lo es".

-Notas personales -

En el comunicado en que anunció su despido, el fiscal general, Jeff Sessions, evocó faltas profesionales por parte de McCabe.

Los servicios del FBI establecieron que McCabe había divulgado información a la prensa sin autorización, y no había sido del todo honesto "en múltiples ocasiones" con el inspector general del departamento.

"El FBI espera que todo empleado adhiera a los más altos estándares de honestidad, integridad", dijo Sessions en el comunicado, asegurando que la decisión se tomó tras una "extensa y justa investigación".

El exnúmero dos del FBI ya entregó al fiscal especial sus notas personales, tomadas tras conversaciones con Donald Trump, entre otros encuentros, según señaló el sábado la CNN.

-Basura de la historia -

Eric Holder, secretario de Justicia del exmandatario demócrata Barack Obama, manifestó el sábado en Twitter su preocupación por la "peligrosa decisión" de despedir a McCabe.

El exjefe de la CIA bajo la administración de Obama John Brennan fue aún más crítico de la actitud del presidente republicano.

"Cuando se conozca la real dimensión de vuestra venalidad, de vuestra torpeza y de vuestra corrupción política, usted ocupará el lugar que debe ocupar entre los demagogos deshonrosos en la basura de la historia", escribió.