El escándalo de blanqueo de capitales de la familia Assad en España a costa de las arcas sirias

Javier Taeño

Los tentáculos de la familia Assad llegan a todos los lugares del mundo, incluso a España. En mitad de una brutal guerra que ya alcanza los 6 años y en los que el Gobierno sirio ha cometido graves crímenes contra los derechos humanos que incluyen ataques químicos y torturas contra civiles, se acaban de conocer los excesos y el gusto por el lujo de Rifaat el Asad, tío del actual presidente.

Resulta ofensivo que más de 7 millones de personas se hayan tenido que ir de sus hogares y que más de 4 millones hayan tenido que huir del país, mientras que la familia Assad lleva una vida de lujo a costa de las arcas sirias.

Rifaat el Assad (Reuters).

Rifaat posee un patrimonio en España bajo el nombre de sociedades administradas por familiares suyos que incluye 503 propiedades, entre las que destacan plazas de garaje, viviendas vacacionales, apartamentos de un hotel de lujo o fincas rústicas. La mayor parte se sitúan en Puerto Banús y Marbella como por ejemplo La Máquina, una finca que supera las 400.000 hectáreas y ocupa un tercio de la localidad de Benahavís, con un valor de mercado de 60 millones de euros.

En total el patrimonio que tiene en España supera los 691 millones. Todas sus propiedades han sido embargadas por el juez de la Mata gracias a una operación judicial de blanqueo de capitales que es el resultado de la colaboración europea.

Rifaat es el hermano de Hafez el Assad, padre de Bashar y antiguo presidente de Siria. En los años 80 fue expulsado del país ante el temor de que cometiera un golpe de Estado, pero no se fue con las manos vacías. Existen indicios sólidos que apuntan a que Hafez le entregó 300 millones de euros que procedían de las arcas sirias. Desde entonces, se ha dedicado a invertirlo.

Puerto Banús (Wikipedia).

En 1984 recaló en Francia donde empezó a comprar propiedades inmobiliarias; también lo hizo en Luxemburgo, Curazao y Liechtenstein. Las autoridades galas estimaron que el patrimonio que tenía en su país ascendía a 90 millones de euros y se dieron cuenta que parte del parque inmobiliario había terminado en España. La investigación de las autoridades españolas ha hecho que hasta el momento se haya actuado contra 15 personas físicas y 76 jurídicas, entre las que están dos de sus esposas, seis de sus hijos o algunas nueras.

Se trata del último ejemplo de una familia que ha administrado las riquezas de un país como si fueran las suyas propias durante décadas y que ha posibilitado una de las guerras más cruentas que se recuerdan en los últimos años.

Javier Taeño (@javiertaeno)

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines