El equipo de Trump para impugnar las elecciones está en pleno naufragio

Maxime Bourdeau
·Journaliste au <em> Huffington Post</em>
·2 min de lectura
Rudy Giuliani sudando tinte. (Photo: MAXIME BOURDEAU/LE HUFFPOST AVEC AFP)
Rudy Giuliani sudando tinte. (Photo: MAXIME BOURDEAU/LE HUFFPOST AVEC AFP)

“Un equipo realmente bueno”. Desde que Donald Trump anunció al grupo de personas que le ayudarían a impugnar legalmente la victoria de Joe Biden en las elecciones presidenciales de Estados Unidos, no ha dejado de darse de bruces con la realidad.

El 14 de noviembre, el presidente estadounidense publicó en Twitter: “Confío en el alcalde Giuliani para liderar nuestra batalla judicial y defender NUESTRO DERECHO a unas ELECCIONES LIBRES y JUSTAS. Joseph diGenova, Victoria Toensing, Sidney Powell y Jenna Ellis, un equipo realmente bueno”.

Y, cuando se confirmó la debacle el 7 de noviembre con la victoria de Biden, Rudy Giuliani compareció en rueda de prensa para anunciar la batalla legal que iban a iniciar.

El lugar desde el que dio la rueda de prensa también dio que hablar, ya que se encontraba entre un sex shop, un crematorio y un centro penitenciario, algo que desde luego no ha reforzado la credibilidad de Trump.

El abogado septuagenario recibió otro revés días más tarde cuando fue reprendido por un juez federal de Pensilvania. Giuliani, que llevaba años sin litigar en persona, pareció perder el hilo de su argumentación cuando solicitaba que se invalidaran millones de votos basándose en el testimonio de dos personas que decían que no habían podido votar a Trump.

Hasta el momento, las evidencias de fraude brillan por su ausencia

Pero el colofón llegó el jueves 19 de noviembre con otra rueda de prensa abocada al fracaso. Quien fue apodado el “alcalde de América” hace casi 20 años por su liderazgo tras el 11S compareció ante las cámaras promoviendo teorías rocambolescas de fraudes y complots.

El abogado personal de Trump declaró, sin pruebas, la teoría de que Joe Biden está detrás de un “plan centralizado” de fraude electoral masivo que le había permitido agenciarse sus voto...

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.