El emperador de Japón espera un 2020 sin catástrofes naturales

El emperador Naruhito, la emperatriz Masako y otros miembros de la familia imperial japonesa saludan a la muchedumbre durante el mensaje de felicitación de Año Nuevo en el palacio imperial de Tokio, el 1 de enero de 2020

Para su primer Año Nuevo como soberano, el emperador Naruhito de Japón formuló el deseo este jueves de un año 2020 sin catástrofes naturales.

"Estoy encantado de celebrar el Año Nuevo con vosotros", dijo a una muchedumbre de japoneses congregados para saludarlo y escucharlo delante del palacio imperial, en el corazón de Tokio.

"Pero, al mismo tiempo, me preocupan las personas afectadas por los tifones y las fuertes lluvias", de finales del año pasado, agregó.

Y añadió: "Espero que este nuevo año sea hermoso, pacífico y sin catástrofes naturales".

El emperador Naruhito, que ascendió al trono del crisantemo en mayo pasado, y la emperatriz Masako visitaron en diciembre las regiones afectadas por las lluvias torrenciales e inundaciones en el noreste del archipiélago.

Los tifones Faxai y Hagibis en septiembre y octubre causaron más de 100 muertos y cuantiosos daños materiales en gran parte del país.

Al igual que su padre Akihito (ahora emperador emérito), Naruhito apoya a los japoneses que son víctimas de desastres naturales, de discapacidades o de enfermedades.

Dos veces al año -con motivo de Año Nuevo y de su cumpleaños- el emperador hace apariciones públicas en la terraza acristalada de un edificio del palacio imperial, cuyo recinto se abre de forma excepcional.

Este jueves, además de Masako, su hermano pequeño el príncipe Akishino y su esposa, Naruhito estuvo acompañado por su padre Akihito y su madre, la exemperatriz Michiko.