El emocionante abrazo de un nieto a su abuela con Alzheimer

WTB

“Una vez tú me tuviste sobre tus piernas y ahora lo hago yo, abuelita, sin vergüenza ni miedo, para recordar a todos que la vida debe ser vivida y combatida”. Con estas palabras y una imagen de él abrazando a su abuela sentada sobre su regazo el italiano Giancarlo Murisciano, de 28 años y residente en Messina (Sicilia), ha conseguido emocionar a Facebook.

Su publicación lleva casi medio millón de ‘me gusta’ en la red social desde que la compartiera el pasado 1 de enero. Con ella rinde homenaje a su tata Antonia, de 87 años, enferma de Alzheimer.



El mensaje es el siguiente: ”Tal vez no ha sido el mejor 31 de diciembre de mi vida, pero esto también forma parte de ella. Una vez tú me tuviste sobre tus piernas y ahora lo hago yo, abuelita, sin vergüenza ni miedo, para recordar a todos que la vida debe ser vivida y combatida. Es fácil escribir algo en tu Facebook o en el de otro. En la vida se debe estar presente siempre y en cualquier circunstancia… este es mi deseo para el 2015: la presencia de alguien al lado que te pueda proteger y confortar, pero también estar feliz y sonriente con nosotros…”.

En declaraciones al Il Corriere Della Sera, Giancarlo explica que la imagen fue tomada después de la cena de nochevieja, que Antonia compartió con sus hijos y nietos. En el reportaje, el joven explica que su abuela ha sufrido una reciente operación por una rotura de cadera, y que camina con dificultad. También cuenta que la anciana nunca está sola: por las noches la cuida la madre de Giancarlo. Y reconoce el gran apoyo que sus abuelos han supuesto para él: “Tenía una habitación en su casa para ayudarlos, pero han sido ellos los que durante muchos años me han dado mucho más de lo que podía ofrecerles yo”.



Te puede interesar:

- “Dale una bofetada a esta niña”: el vídeo viral en el que los niños reaccionan ante la violencia de genero

- Diane goes for you: la mujer que viaja por toda Europa buscando rarezas en Google Maps

- La dieta que alarga la vida: por qué comer poco hace que vivamos más