El Ejército y la Marina de EEUU suspenden sus canales de videojuegos usados para reclutamiento tras alegaciones de censura

Jesús Del Toro
·5 min de lectura

¿Es el chat más poderoso que la espada?

Para captar nuevos reclutas, y sobre todo algunos con habilidades muy particulares, el Ejército y la Marina de Estados Unidos han participado intensamente en el mundo de los videojuegos. En especial, en la transmisión en línea de partidas de videojuegos, realizadas en vivo y con la participación de militares como jugadores ante numerosas audiencias. Ello, sobre todo, en la plataforma de Twitch, especializada en el streaming de videjuegos en vivo, incluidas las competiciones conocidas como eSports.

El canal de Esports (videojuegos en vivo) del Ejército de Estados Unidos en la plataforma Twitch (Captura de pantalla / Twitch)
El canal de Esports (videojuegos en vivo) del Ejército de Estados Unidos en la plataforma Twitch (Captura de pantalla / Twitch)

Twitch es la mayor plataforma del mundo en su género y diariamente millones de usuarios ven sus emisiones de videojuegos, en las que participan miles y miles de videojugadores.

Entre ellos, los militares que, como relata The New York Times (https://www.nytimes.com/2020/07/22/style/army-gamers-war-crimes-first-amendment.html), juegan Call of Duty o Fornite, entre otros juegos, como un modo de atraer jóvenes, conversar con ellos vía chat e interesarlos en el reclutamiento.

Ello porque, al parecer, los usuarios intensivos de videojuegos, en específico los de acción intensa, tendrían entre 10% y 20% más de las habilidades cognitivas y de percepción que son necesarias para los militares y, por ello, de acuerdo a un estudio de la Marina difundido por CNET (https://www.cnet.com/news/u-s-naval-research-gamers-make-better-soldiers/), es que el Departamento de Defensa se ha interesado en el reclutamiento de jóvenes jugadores de videojuegos.

Pero el uso de videojuegos para el reclutamiento militar ha sido criticado por quienes lo consideran una práctica engañosa que busca impresionar a adolescentes y jóvenes para atraerlos a las fuerzas armadas.

En todo caso, en Twitch tanto el Ejército como la Marina ha operado canales para difusión de partidas de videojuegos. Y todo ello ha sido puesto recientemente en pausa dada una punzante controversia, que algunos han considerado como censura. Se afirma que en esos canales se ha bloqueado a usuarios que han cuestionado a las fuerzas armadas estadounidenses y aludido a los presuntos crímenes de guerra que militares habrían cometido, lo que ha desatado una polémica de peso que motivó que tanto el Ejército como la Marina suspendieran la actividad de sus canales en Twitch.

De acuerdo al Times, el pasado 8 de julio en el chat del canal del Ejército en Twitch el usuario Jodan Uhl le preguntó a los videojugadores, que eran militares, “¿cuál es su crimen de guerra estadounidense favorito” y luego pegó el link a una lista publicada en Wikipedia.

En respuesta, Uhl fue bloqueado de ese canal de Twitch, y se le dijo “la pases bien al quedar prohibido”.

No se trató de un caso aislado: más de 300 usuarios fueron bloqueados de los canales de Twitch del Ejército y la Marina por expresar críticas contra las fuerza armadas y aludir a crímenes de guerra.

Incluso, según el Times, se bloqueó el uso del término “war crime” (crimen de guerra) en esos canales luego de que su chat fue usado intensamente para “acosar” a los videojugadores, de acuerdo a un voceros tanto del Ejército como de la Marina.

También se bloqueó el nombre “Eddie Gallagher”, con diferentes grafías, luego de que muchos usuarios aludieron al militar de ese nombre, acusado de haber cometido crímenes de guerra por matar a un prisionero de guerra y posar junto su cadáver.

De acuerdo a Vice, Twitch señaló que sus reglas permiten a los operadores de canales en su plataforma excluir a usuarios sin importar la razón.

Pero, como se señala en The Verge, el bloqueo de usuarios o la prohibición de mensajes serían posibles violaciones a la libertad de expresión consagrada en la Primera Enmienda de la Constitución pues, a diferencia de canales o chats operados por instancias comerciales o particulares, la plataforma del Ejército y la Marina en Twitch es un espacio operado por entidades del gobierno y por ello el bloquear usuarios por expresar críticas o denuncias sería contrario a la ley.

“El Ejército y la Marina no pueden constitucionalmente borrar comentarios o bloquear a personas de esos canales de Twitch simplemente por hacer preguntas sobre asuntos que prefieren no atender”, dijo Katie Fellow, abogada del Knight First Amendment Institute en un comunicado.

Al violar una “expresión política central”, esos bloqueos son violatorios de la libertad de expresión, afirmó el citado instituto, el cual rechaza que lo que hizo Uhl y otros usuarios en los canales de Twitch sea acoso.

Por lo pronto, la actividad en esos canales se ha suspendido de modo indefinido, aunque al parecer ni el Ejército y la Marina han reconocido haber incurrido en una práctica contraria a la ley y afirman que actuaron porque sus soldados estaban siendo acosados.

Y, en paralelo, la representante demócrata Alexandria Ocasio-Cortez presentó una enmienda a la iniciativa de ley presupuestal de defensa que prohibiría a las fuerzas armadas utilizar recursos públicos para actividades de reclutamiento en escuelas y en plataformas de videojuegos y streaming como Twitch, de acuerdo a The Hill.