El drama de España con la sequía: uno de cada cuatro acuíferos está contaminado

España se enfrenta a la peor sequía en casi 40 años si no llueve este invierno. Y de momento los pronósticos no son nada halagüeños. Bien entrados en diciembre, los embalses están prácticamente vacíos y las llamadas a una alerta se multiplican por provincias. El Gobierno solo garantiza el abastecimiento, sin recurrir a restricciones, hasta fin de año y la que podría ser la solución también agoniza. Hablamos de los acuíferos, aguas subterráneas que podrían aliviar esta permanente ausencia de agua. Pero hoy en día su situación no es la ideal.

De hecho, las estimaciones del Instituto Geológico y Minero de España apuntan a que uno de cada cuatro acuíferos en nuestro país está contaminado con nitratos o pesticidas de la agricultura. El principal problema es que durante décadas se ha potenciado el uso de embalses, que beneficia a las constructoras, en lugar de la explotación de los acuíferos y ahora que la situación es desesperada es cuando nos damos cuenta que estas aguas subterráneas sufren fácilmente la contaminación por la facilidad que tienen todo tipo de sustancias para filtrarse.

El embalse de Barrios de Luna totalmente vacío por la sequía (Twitter/enelplantio).

Hay un ejemplo paradigmático. Los Arenales es la laguna subterránea más grande de la Península. Está situada bajo Salamanca, Ávila, Zamora, Valladolid y Segovia, tal y como cuenta Playground Magazine, y durante años abastecía a estas comunidades. Pero las cosas han cambiado. La excesiva urbanización, la proliferación de pozos privados o un proyecto de construcción de un vertedero de residuos amenazaron de muerte a un acuífero que vio reducido el nivel de su caudal 30 metros y que también sufrió la aparición de nitratos y arsénico.

Como una enfermedad, primero se detectó en las provincias de Segovia y Valladolid y después en Ávila. La situación se tornó tan desesperada que en puntos de la provincia pucelana había 500 microgramos de arsénico por litro cuando la Organización Mundial de la Salud pone el máximo permisible en 10 mg/l.

Es muy complicado descontaminar un acuífero. Para lograrlo hay que conseguir que el agua se depure, sin embargo con la sequía se está optando por la sobreexplotación en lugar de por la regeneración, lo que va a tener efectos a largo plazo.

Curiosamente la solución está siendo reincidir en los errores. Actualmente, hay más de una veintena de embalses esperando para ser construidos. En España hay unos 1.300, pero en cuanto que hay varios meses sin lluvia, se secan, lo que demuestra que no es una buena alternativa en situación crítica.

La Unión Europea obliga a la protección de masas de agua, pero los acuíferos españoles están sufriendo desde hace décadas el olvido y la mala planificación. Una gestión eficiente garantizaría que la sequía no sea un grave problema.

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines