El deshielo ártico deja a la vista paisajes inéditos desde hace 40.000 años

Glaciar en retroceso, cerca de Penny Ice Cap,  en la Isla de Baffin | imagen NASA / Michael Studinger

Durante siglos incontables marinos y expediciones intentaron adentrarse en la Bahía de Baffin en busca de una ruta marítima navegable hacia las Indias. Su búsqueda del Paso del Noroeste les llevó en muchas ocasiones a explorar las regiones árticas próximas al estrecho de Smith bordeando la costa de la isla de Baffin. La mayoría de estas expediciones no lograron llegar muy lejos puesto que, año tras año, se encontraban aquel paso bloqueado por gigantescos bloques de hielo, tan altos como catedrales.

Paradojas de la historia, en la actualidad, la isla de Baffin, la mayor isla de Canadá y la quinta isla en extensión de todo el planeta, se está planteando seriamente convertirse en un destino turístico, no solo por sus bellos paisajes y montañas heladas sino que, aprovechando la subida de temperaturas, los cruceros han empezado a multiplicarse e incluso veranear en sus playas podría convertirse pronto en una opción.

Representación artística de una campaña de publicidad para veranear en Baffin (el Sol lo han añadido como retoque fotográfico)

Un estudio, publicado esta semana en Nature Communications, y realizado por investigadores de la Universidad de Colorado, Boulder, afirma que las temperaturas que se han alcanzado en los últimos veranos superan cualquier registro obtenido en los últimos 115.000 años. Este radical aumento de temperaturas durante el verano ártico supera significativamente el calentamiento global en las últimas décadas: el Ártico canadiense se está calentando a mayor ritmo que el resto del planeta. La razón principal es la temperatura del aire durante el verano, responsable del 90% de la variabilidad en la masa de los glaciares en estas regiones. Esta gran influencia de la temperatura en la época estival sugiere que los cambios ocurridos en el pasado se pueden utilizar para entender el calentamiento actual en una perspectiva milenaria.

El efecto directo de este aumento de temperaturas y su alta influencia en los glaciares se ha empezado a notar en el propio relieve de la isla de Baffin donde están quedando a la vista paisajes que habían permanecido ocultos durante más de 40.000 años.

Localizaciones de la recogida de muestras en la isla de Baffin. Los círculos blancos indican las ubicaciones de las muestras de plantas, los cuadrados indican las ubicaciones con muestras de plantas y rocas | Imagen IBCAO, Landsat, Copernicus, Univ. Colorado

El hielo de los glaciares en Baffin conserva de manera natural una gran cantidad de musgo y líquenes. Al disminuir la extensión del hielo también quedan expuestos estos marcadores que pueden resultar muy útiles para datar el tiempo que esa zona ha estado cubierta de hielo. En una nota de prensa redactada por la propia Universidad de Colorado, el autor principal del estudio explica que se desplazaron hasta los márgenes de los hielos en retirada (marcados en el mapa superior) y allí recogieron diversas muestras de las plantas que quedaban expuestas y libres de hielo. El paso siguiente fue utilizar la conocida técnica de la datación por carbono para determinar en qué época avanzó el hielo por última vez sobre esa localización.

En total se recolectaron 48 muestras de plantas procedentes de 30 capas diferentes de hielo en la zona este de la gran isla de Baffin, abarcando todo el rango de elevaciones y exposiciones. También tomaron muestras de cuarzo de cada sitio para establecer más a fondo la edad y la historia de la cubierta de hielo del paisaje.

Las muestras fueron procesadas en los laboratorios de INSTAAR en Boulder y la Universidad de California y los resultados son inquietantes: las plantas y muestras recogidas en las diferentes localizaciones indican que esas regiones, que ahora se encuentran expuestas, habían estado cubiertas por el hielo, como mínimo, durante los últimos 40.000 años.

Otro dato preocupante es que el rápido calentamiento de estas regiones árticas es un fenómeno a gran escala que se extiende por todas las localizaciones estudiadas. En su nota de prensa lo explican de esta manera: “Normalmente se esperaría ver diferentes edades de las plantas en diferentes condiciones topográficas. Una ubicación de gran elevación podría mantener su hielo por más tiempo, por ejemplo. Pero la magnitud del calentamiento es tan alta que ahora todo se está derritiendo en todas partes”.

Referencias científicas y más información:

Simon L. Pendleton, Gifford H. Miller, Nathaniel Lifton, Scott J. Lehman, John Southon, Sarah E. Crump & Robert S. Anderson “Rapidly receding Arctic Canada glaciers revealing landscapes continuously ice-covered for more than 40,000 years” Nature Communicationsvolume 10, Article number: 445 (2019) DOI: 10.1038/s41467-019-08307-w

Trent Knoss “A landscape unseen in over 40,000 years” University of Colorado, Boulder