El debate de Mónica García

Guillermo Rodríguez
·Director de El HuffPost
·2 min de lectura
Mónica García e Isabel Díaz Ayuso, en un momento del debate. (Photo: Europa Press News via Getty Images)
Mónica García e Isabel Díaz Ayuso, en un momento del debate. (Photo: Europa Press News via Getty Images)

Uno se pone delante de la hoja en blanco después de haber visto el debate de los candidatos a las elecciones en la Comunidad de Madrid y no sabe por dónde empezar, menos aún cómo acabar. Porque, sencillamente, no sabe ni qué decir, aunque quiera decir muchas cosas. Un poco como lo que ha pasado en las dos horas de intercambios de propuestas, ideas, insultos e inanidades que, intuye, no van a alterar demasiado el sentido del voto de los madrileños.

A veces uno se sentía espectador de un combate de boxeo; otras se indignaba al ver al típico macarra de barrio que insulta al que se cruza con él —a Díaz Ayuso a veces sólo le faltaba un palillo en la boca y una copa de coñac en la mano— y, en todo momento, se sentía espectador de un partido de tenis a tres bandas en el que se intercambiaban pelotas Rocío Monasterio y Pablo Iglesias, Mónica García e Isabel Díaz Ayuso y Edmundo Bal y Ángel Gabilondo. Un lío.

Y se le ocurre que tal vez sea buena idea empezar diciendo quién ha sido el ganador del debate. Intenta ser justo, deshacerse de cualquier prejuicio, ideología o afinidad y determina que, sin discusión, ha sido Mónica García la que más ha convencido a los votantes de izquierdas y molestado a los de derechas. Que a eso iba. Ágil y, siempre sorprendente, ha sido la única capaz de sus casillas a Ayuso a base de datos, propuestas e ideología.

El resto de candidatos han sido exactamente lo que se esperaba de ellos. Ni una sorpresa: todos han sido un calco de sí mismos. Ángel Gabilondo, de menos a más, ha dejado sólo un momento memorable al cambiar su perfil más soso por el de indignado para arremeter contra Ayuso tras sus críticas a las colas del hambre. Ese era, probablemente, el Gabilondo que esperaban la mayoría ...

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.