El combo perfecto para Vox sobre el presunto monstruo violador de Igualada.

·3 min de lectura

Hoy debía ser un día para felicitar a las fuerzas de seguridad. Pero no. Le viene muy bien a Vox. Muy, muy bien. Le viene maravillosamente bien que el hombre detenido por una de las agresiones sexuales más terribles perpetradas en España de los últimos años no haya nacido en nuestro territorio. Y no sólo eso. Tampoco viene de un país europeo -no es un hermano de continente-, ni tiene una capacidad económica elevada -no es un hermano de billetera-. No. Es boliviano, tiene 20 años y comparte piso en una zona humilde de la ciudad catalana donde cometió la brutal agresión que casi le cuesta la vida a una menor de edad que arrastrará secuelas físicas y psicológicas toda la vida.

El combo perfecto. Al detenido sólo le falta no tener papeles y haber saltado la valla de Ceuta.

"Hay responsables de que un extranjero con antecedentes estuviera en la calle, y tienen que pagar", ha escrito Santiago Abascal, retorciendo la realidad para que parezca que el detenido había recibido un trato de favor por alguna otra agresión sexual cometida y que estaba en libertad porque pobrecito boliviano vamos a dejar que siga en la calle para no traumatizarlo y qué más da que agreda a más mujeres. La realidad es que el proceso está bajo secreto de sumario y no sabemos aún qué delitos cometió, qué condena se le impuso, ni qué cumplió de esa condena. Ni siquiera si fue de prisión. Sabemos que tenía antecedentes por violencia sexual, pero ni siquiera si son penales. Por la poca información que han dado los Mossos podrían ser sólo judiciales.

Registro de la vivienda que compartía el detenido.
Registro de la vivienda que compartía el detenido.

Durante todos los meses desde la violación, desde Vox y muchos de sus seguidores -y un buen puñado de trolls- se han lanzado acusaciones asquerosas contra los agentes que investigaban el delito en las que sugerían que no se estaba haciendo nada porque existía la orden política de dar un perfil bajo a las pesquisas ya que el sospechoso era extranjero.

Pero Vox no podía saber a quién se estaba investigando -los agentes tenían varios perfiles sospechosos, no una sola persona-, porque el proceso ha sido mantenido bajo un hermetismo absoluto dada la complejidad de la búsqueda pero también dada la brutalidad de la agresión y la edad de la adolescente que la sufrió, a la que su violador, el monstruo que la dejó tirada en la calle dándola por muerta, es niña nunca podrá recuperar su vida. El partido de Abascal lanzaba la acusación, y daba igual si luego resultaba ser verdad o no. Lo que importaba era calentar emocionalmente al personal.

Los Mossos nunca dejaron de investigar el caso durante el medio año que ha transcurrido hasta la detención de hoy, han hecho un trabajo extraordinario en un caso en el que no había apenas pistas. Si la justicia dictamina su culpabilidad, habrán también salvado a sus futuras víctimas, porque un depredador así no deja de delinquir si no lo paran.

El detenido es hombre. Varón. Persona de género masculino. Los violadores son hombres. Eso es lo que tiene que quedar bien claro.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente