El cambio climático permite el primer gran crucero a través del Paso del Noroeste

El impresionante crucero que podéis observar en la imagen superior es el Crystal Serenity y, si no aparecen contratiempos imprevistos, va camino de convertirse en la embarcación más grande que jamás ha cruzado el Paso del Noroeste. Con más de 1700 pasajeros, partió a mediados de agosto desde el Puerto de Anchorage en Alaska con rumbo a Nueva York, cruzando el célebre y en otras épocas temido Paso del Noroeste.

Se trata de todo un hito histórico después de más de cuatro siglos de intentos, muchos de ellos con resultados trágicos. Después más de cien barcos encallados y hundidos en las gélidas aguas del Ártico. Después de docenas de expediciones, de avances, retrocesos y rescates. Después de aventuras, desventuras y calamidades. Después de nombres, ya legendarios, como John Franklin, Robert McClure, Francis McClintock o el propio Amundsen…

Y es que después de todo esto, resulta que el verdadero conquistador del Ártico ha terminado siendo el Cambio Climático.

El 2007 pasaría a los anales de la exploración ártica al ser el primer año en que el Paso del Noroeste quedaba abierto por primera vez a la navegación.  Desde entonces, la estrecha ruta marítima entre las incontables islas del Ártico ha quedado libre de hielos en varias ocasiones (2011, 2013) hasta llegar a un punto en el que este año un gigantesco crucero turístico, con casi 250 metros de eslora, se aventura a atravesarlo.

Por supuesto habrá muchos que contemplen este deshielo como una gran oportunidad para la navegación y las rutas comerciales, puesto que de hecho ese fue el objetivo principal de la mayoría de las expediciones: encontrar un paso que conectara el Pacífico y el Atlántico. Sin embargo, esta conquista para las comunicaciones marítimas (y parece que también para el turismo) deja un sabor agridulce ya que muestra, sin contemplaciones, los efectos que el calentamiento global está dejando sobre una de las regiones más frágiles del planeta.

Son efectos directos y, lo que es más preocupante, acelerados. En la siguiente imagen podemos contemplar la diferencia de hielo en tan solo tres años (2013-2016). Son dos tomas correspondientes al mismo día (09 de agosto) capturadas por el instrumento MODIS (Moderate Resolution Imaging Spectroradiometer) en el satélite AQUA de NASA.

Para entender con meridiana claridad a qué nos enfrentamos, el astrofísico Phil Plait, desde su Bad Astronomy en Slate, nos ilustra la pérdida del volumen mínimo de hielo en el Ártico con un vídeo que, en apenas 30 segundos, recopila las últimas décadas:

Las paredes de hielos imposibles, las banquisas interminables, los marinos sin tumba, las jornadas caminando a ciegas por las ventiscas, los navíos aplastados, los trineos, las conquistas y las derrotas… El enfrentamiento contra el Paso del Noroeste nos queda lejos, atrás en el tiempo, diluido como sus nieves, doblegado por el Calentamiento Global, un protagonista poco romántico comparado con sus anteriores adversarios.

Referencias y más información:

Liam Britten “Vancouver Maritime Museum joining largest ship to sail Northwest Passage

Phil Plait “Global Warming Has Now Made the Northwest Passage a Thing” Bad Astronomy

NASA Observatory “Northwest Passage

Tim Jepson “The world’s most dangerous cruise? 1,700-capacity ship takes on the Northwest Passage” The Telegraph

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines