Un británico que salvó a dos niños de ahogarse en un hotel de Menorca pide ahora una compensación

El pasado mes de junio Steven Tartt se encontraba disfrutando de unos días de vacaciones en Menorca cuando tuvo que saltar corriendo a la piscina para rescatar a dos niños que se estaban ahogando. Aquella acción le arruinó las vacaciones. Meses después sigue teniendo pesadillas y ha pedido una compensación a la agencia de viajes con la que contrató, que se la ha negado.

El británico Steven Tartt se estaba poniendo crema solar en su hotel de Menorca cuando vio que dos niños se ahogaban en la piscina. Al observar que el socorrista no hacía nada, se lanzó al agua para rescatarles. (Foto: Heather Leiphart/Odessa American via AP, File)

Tartt, según contó él mismo en su día a Echo, se encontraba dándose crema en la zona de la piscina del hotel Victoria Playa de Menorca cuando vio en el agua a un par de niños en apuros. No lo dudó ni un segundo y se lanzó al aguar a por ellos.

Estaba poniéndome un poco de crema solar cuando vi a un niño y una niña luchando en el agua. Ella estaba tratando de ayudarlo y se estaba hundiendo. Sus cabezas se movían arriba y abajo, estaba mirando al socorrista que lo vio todo, pero no hizo nada”, contó en su momento. La inacción del responsable de la seguridad en la piscina fue lo que le empujó a lanzarse y también lo que más le indigna de todo este asunto.

No sabe bien cómo pero logró sacar del fondo de la piscina a los pequeños, de siete y seis años, y ponerlos a salvo. Esto ocurrió al tercer día de sus vacaciones, que, como él mismo comenta, quedaron arruinadas por este suceso. La escena se le quedó grabada hasta el punto que meses después tiene pesadillas en las que no logra llegar a tiempo de sacar a los niños del agua.

Este turista británico presentó una queja a la agencia TUI, con la que había contratado su paquete vacacional, pero dice que se desentendieron en todo momento del tema porque no querían que esto perjudicase su relación comercial con el hotel, que despidió al socorrista después del incidente.

Desde el operador, un portavoz ha agradecido a su cliente su “valiente” acción y explica que lo que se le ha ofrecido lo que consideran el “apoyo más apropiado” en un caso como el suyo, que es “acceso gratuito a nuestro socio independiente, el Centro para la Psicología de Crisis (CCP)”.

Sin embargo, a Tartt no le parece suficiente este apoyo psicológico ni la botella de vino que le mandaron a su habitación como agradecimiento. No basta para compensar el haber arruinado sus vacaciones, las pesadillas y el haber perdido una semana de sueldo ya que al volver a casa tuvo que tomarse unos días para digerir lo ocurrido. Y, como él mismo señala, siendo autónomo, estos fueron  sin sueldo. Todo porque el socorrista no hizo bien su trabajo.