“El baile de los cuarenta y uno (maricones)” uno de los episodios más infames de la Historia de México

En México el número 41 está asociado con la homosexualidad, un dato curioso que se originó en 1901 a raíz de uno de los episodios más infames de la Historia de ese país.

Ello es debido a unos lamentables sucesos que tuvieron lugar durante uno de los mandatos presidenciales del militar Porfirio Díaz (fue presidente del país, en diferentes periodos, hasta en siete ocasiones).

“El baile de los cuarenta y uno (maricones)” uno de los episodios más infames de la Historia de México (imagen vía Wikimedia commons)

Tuvo lugar una noche del mes de noviembre de 1901. Cabe destacar que existe un baile de fechas sobre el día concreto, dependiendo de la fuente consultadas, apareciendo en algunos lugares que ocurrió durante la madrugada del 18 y en otras el señalan el día 20. Muchos son quienes apuntan que ocurrió el 18 pero que no fue conocida la historia (y publicada en prensa) hasta dos días después, motivo por el que según dónde se consulte aparezca una fecha u otra.

[Te puede interesar leer: Cuando en el franquismo se encerraba a los homosexuales en campos de concentración]

Resulta que la noche de los acontecimientos tuvo lugar en una vivienda particular (de la calle de la Paz en la conocida como ‘Colonia Tabacalera’ en México DF) una fiesta privada a la que acudieron un gran número de invitados, todos ellos hombres, y pertenecientes a un estatus socioeconómico alto.

No era la primera vez que en dicho lugar tenía lugar uno de esos festejos, por lo que es muy probable que, advertidos por algún vecino, se presentó la policía en plena madrugada encontrándose que en el interior de la vivienda había una cuarentena de varones celebrando un baile. La mitad de ellos vestidos y ataviados como mujeres.

Se trataba de un acto clandestino en el que se reunía asiduamente un selecto grupo de homosexuales y en el que bailaban, bebían y divertían, fuera de las miradas indiscretas de aquellas personas que no admitían la homosexualidad. Debemos tener en cuenta que en 1901 esta opción sexual estaba considerada como perversión y perseguida por la ley, siendo encarcelados aquellos hombres y mujeres que no tuvieran una conducta ‘heterosexual’.

La policía detuvo a todos los presentes en aquel baile apareciendo inicialmente en el atestado que se trataba de 42 hombres y que, de repente, desapareció uno de esos nombres y quedó la lista en 41 ¿el motivo? que el participante que borraron de la lista del ‘baile de maricones’ (como fue bautizado) era ni más ni menos que el de Ignacio de la Torre y Mier, un célebre empresario pero sobre todo famoso por ser el esposo de Amada Díaz, hija mayor de Porfirio Díaz.

[Te puede interesar leer: Cuando el Tercer Reich se empeñó en buscar una cura para la homosexualidad]

Parece ser que fue el propio presidente quien ordenó que el nombre de su yerno no apareciese en la lista y éste quedase en libertad. No podía verse envuelto en un escándalo de tal dimensión y mucho menos por un asunto de homosexualidad.

El resto de detenidos, sin dejarles cambiarse la ropa, a modo de escarnio público fueron obligados a barrer la acera frente al cuartel de la policía y la prensa de la época fue especialmente sensacionalista con el asunto, publicando a lo largo de los siguientes días numerosos artículos en los que ridiculizaron a los asistentes a la fiesta y bautizándola como ‘el baile de los cuarenta y uno maricones’.

Durante varios años se estuvo recordando el caso, siendo señalados continua y públicamente los detenidos, quienes en su mayoría eran hombres casados y pertenecientes al mundo empresarial mexicano, así como a la clase más pudiente del país.

Desde entonces el número 41 fue asociado en México con la homosexualidad, conviniéndose el caso en uno de los más infames en la Historia del país.

Cartel sobre “El baile de los 41 maricones” uno de los episodios más infames de la Historia de México (imagen vía Wikimedia commons)

Fuentes de consulta e imagen: ireneu / cmq.edu.mx (pdf) / historiasdelahistoria / nuestrotiempotoluca / jornada.unam.mx / Wikimedia commons

[Te puede interesar leer: Cuando Canadá probó una máquina para detectar homosexuales]