El asesinato de un niño de cuatro años que se convirtió en el primer crimen mediático del siglo XIX

Ilustración sobre Constance Kent (imagen via Murderpedia)
Ilustración sobre Constance Kent (imagen via Murderpedia)

Hoy en día estamos acostumbrados a que cualquier delito, por intrascendente que sea, llegue a convertirse en una noticia viral y que la prensa lo vuelva lo suficientemente mediático como para vender un gran número de ejemplares o tener audiencias millonarias.

Pero hasta hace un par de siglos difícilmente aparecían casos de crímenes en la prensa y cuando lo hacían era porque solía estar involucrado algún personaje de cierta relevancia, aunque, en realidad, muchas eran las veces en las que cuanto más famoso e importante era el culpable o la víctima menos publicidad se le daba al asunto, ya que ciertos nombres eran ‘intocables’ por la prensa.

[Te puede interesar leer: Un macabro crimen de 1924 fue el que originó el uso de guantes de goma en las investigaciones policiales]

Podríamos decir que el primer caso mediático (relacionado con un crimen) en el que estaba involucrada una familia de clase alta y la prensa hizo un seguimiento total del tema es el que se produjo a partir del 30 de junio de 1860, día en el que apareció sin vida el pequeño cuerpo de Francis Saville Kent, un niño de apenas cuatro años que fue degollado en su propia casa.

Fue encontrado en el retrete (destinado para el personal de servicio) en la mansión de Road Hill (en el Condado de Wiltshire, al sudoeste de Inglaterra) por su cuidadora Elizabeth Gough, quien en un principio fue señalada como la principal sospechosa y detenida.

Pero algo no le cuadraba a Jack Whicher, uno de los más flamantes y elogiados detectives con que contaba Scotland Yard (creada un par de décadas antes) quien llevaba tras de sí un buen número de casos resueltos eficazmente.

Desde el momento en el que le asignaron el caso, el inspector Whicher tenía la ligera sospecha que Elizabeth Gough no tenía nada que ver con el asesinato y que el criminal se encontraba realmente entre los miembros de la distinguida familia Kent.

El hecho de que señalase directamente hacia Constance Kent, de 16 años de edad, (hermanastra del pequeño asesinado) provocó un interés inusitado por parte de la prensa inglesa que comenzó a informar sobre todas las pesquisas que iba realizando el detective, además de enviar a casi una treintena de reporteros que permanecieron, durante toda la investigación, merodeando por los alrededores de Road Hill e incluso hubo quien llegó a colarse dentro de la propiedad.

Constance Kent (imagen via Murderpedia)
Constance Kent (imagen via Murderpedia)

A pesar de que las sospechas de Jack Whicher respecto a la culpabilidad de Constance Kent eran muchas, no hubo manera de demostrar que era la asesina (o que al menos estaba directamente relacionada con el crimen), motivo por el que también quedó en libertad.

[Te puede interesar: El hallazgo de unos viejos diarios abre nuevas hipótesis en un crimen cometido hace 120 años]

Durante aquellos días la prensa se dividió en dos bloques: los que informaban sobre el crimen del pequeño Francis y las investigaciones del inspector Whicher y por otro lado la parte más conservadora de los rotativos que iniciaron una campaña en defensa de la joven Constance, atacando duramente al detective. Veían como un insulto para la clase alta que un simple detective proveniente de la clase obrera pudiese plantear semejante hipótesis.

Aunque Jack Whicher logró presentar varias evidencias en las que todo señalaba que Constance era responsable del asesinato en las que su pericia lo llevaron tener muy claro cuál fue el motivo del crimen: los celos hacia su pequeño hermanastro y el odio que sentía hacia su madrastra.

Parece ser que Samuel Saville Kent (el padre de la familia) años atrás había estado manteniendo relaciones sexuales con María Drewe Pratt, quien era la niñera de sus dos hijos habido en su primer matrimonio (Constance y William), al mismo tiempo que su esposa legítima estaba enferma. Tras el fallecimiento de ésta contrajo matrimonio con quien había sido la cuidadora y tuvo un tercer hijo: Francis.

Constance y su hermano William no soportaban a su madrastra y mucho menos toleraban que todo el cariño y atención fuera volcado hacia el nuevo hijo de su padre.

Jack Whicher no tenía demasiado claro si la propia muchacha había sido la mano ejecutora del crimen, pero sí que había participado y sido cómplice, pero no había ni una sola prueba que incriminase a William.

El detective presentó sus pruebas ante un tribunal y la muchacha fue detenida. El abogado criminalista contratado por Samuel Saville Kent para llevar la defensa de su hija hizo que esta saliera en libertad sin cargos y el caso quedara sin resolver.

[Te puede interesar leer: La joven que cometió un crimen llevada por un repentino ataque de “locura menstrual”]

Detective Jack Whicher (imagen via Wikimedia commons)
Detective Jack Whicher (imagen via Wikimedia commons)

La familia Kent se trasladó a vivir a otra población de Inglaterra y Constance fue enviada a un centro religioso francés.

A su regreso a Inglaterra en 1865 (cinco años después) confesó su crimen y tras un gran revuelo que volvió a ser mediático, debido a que previamente había confesado a un sacerdote que guardó el secreto durante largo tiempo y que finalmente fue obligado por la ley a decir lo que sabía del asunto.

Constance fue condenada a la pena de muerte, aunque finalmente consiguió que se le conmutase por la cadena perpetua, la cual no cumplió ya que salió en libertad veinte años después (1885) cuando contaba con 41 años de edad.

Decidió poner tierra por medio y cambiar su nombre (a partir de entonces se llamó Ruth Emilie Kaye) y falleció en 1944, dos meses después de haber cumplido los cien años. Jamás explicó la verdadera razón por la que decidió asesinar a su hermanastro Francis ni inculpó a su hermano William (quien ya había fallecido cuando ella salió de la prisión).

Con el tiempo la investigación del caso por parte de Jack Whicher fue considerada como de impecable y muchos fueron los escritores que basaron sus personajes literarios, caracterizados en detectives, en el propio inspector de Scotland Yard (según parece ser el propio Arthur Conan Doyle se fijó en él –entre otros- para la creación de su famoso Sherlock Holmes).

[Relacionado: El hombre que inspiró a Arthur Conan Doyle para crear el personaje de Sherlock Holmes]

Fuentes de consulta e imágenes: murderpedia / Wikipedia / mustrad