El apetito de este pez gato le llevó a la muerte

Michael Pool se encontraba dando su paseo matutino diario en el lago Burrill, de Nueva Gales del Sur, Australia, cuando algo flotando en el agua le llamó la atención. Al acercarse se dio cuenta de que era un gran pez con algo en la boca. Se trataba de un enorme pez gato de unos diez kilos de peso que había muerto intentando comerse otro pez.

El pez gato murió asfixiado. (Créditos: Caters)

Los peces gato habitan en casi todo el planeta, a excepción de la Antártida y su apetito es muy variado. Hay algunas especies que son herbívoras, otras carnívoras y otras más pequeñas que se alimentan de plancton. Definitivamente, el pez gato que encontró Michael era carnívoro y le pudo la gula. Había muerto asfixiado intentando comerse un pez que le obstruyó las vías respiratorias.

También te puede interesar:

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines