El ambiente de crispación e indignación popular que dio origen a las protestas del ‘Mayo del 68’ francés

Alfred López
El ambiente de crispación e indignación popular que dio origen a las protestas del ‘Mayo del 68’ francés (imagen vía Getty Images)
El ambiente de crispación e indignación popular que dio origen a las protestas del ‘Mayo del 68’ francés (imagen vía Getty Images)

La segunda mitad de la década de 1960 estaba transcurriendo con un ambiente enrarecido y crispado, con un gran número de colectivos descontentos con la situación social, política y económica por la que atravesaba el planeta.

Hacía dos décadas que había terminado la Segunda Guerra Mundial y nada había cambiado en el mundo. Los trabajadores seguían oprimidos, los jóvenes con un futuro incierto y la tensión política entre los dos bloques (a consecuencia de la Guerra Fría) cada vez era mayor.

[Te puede interesar leer: ‘Revuelta Irmandiña’, la rebelión de los indignados gallegos del siglo XV]

De la indignación colectiva y popular comenzaron a surgir iniciativas y grupos (encabezados por jóvenes estudiantes universitarios) que trataban de dar un grito de atención a sus respectivos gobiernos para que las cosas cambiasen.

Los movimientos izquierdistas habían ido en aumento durante los últimos años, haciéndose oír en multitudinarias manifestaciones. Las protestas contra la Guerra de Vietnam congregaban a cientos de miles de manifestantes en los Estados Unidos y esa fuerza emergente del movimiento de ‘indignados’ motivó a los jóvenes europeos a tomar cartas en el asunto y luchar por cambiar las cosas.

En la España franquista surgieron varios colectivos que, desde la clandestinidad, se reunían para luchar por la llegada de la democracia, siendo frecuentemente represaliados y detenidos sus participantes. La inmensa mayoría de los medios de comunicación nacionales al servicio de la dictadura de Franco no facilitaron para que en el país se conociera esas iniciativas en pro de la libertad, por lo que las noticias sobre esos actos eran sesgadas y manipuladas, presentando a los colectivos de protesta como grupúsculos reducidos.

Pero donde realmente cuajó el movimiento ciudadano que quería cambiar las cosas (o al menos se hizo de una manera más evidente) fue en Francia. A partir de marzo de 1968 comenzaron las protestas por las calles de París por parte de numerosos estudiantes insatisfechos con la gestión del Presidente de la República Charles de Gaulle.

[Te puede interesar leer: El hombre que quiso poner fin a la crisis con una marcha reivindicativa hacia Washington]

Día a día las protestas se repetían y se unían más personas a ellas. Empezaron los estudiantes (que se declararon en huelga, cerrando institutos y universidades) y poco a poco se fu sumando otros colectivos, como el de los trabajadores de la importantísima factoría de Renault, medios de transportes o grandes centros de trabajo.

Manifestaciones en las que acudían miles de personas, ya no solo estudiantes, y que protestaban contra el gobierno, exigiendo cambios.

En poco más de dos meses, en mayo de 1968, los paros y protesta contaron con un respaldo de nueve millones de ciudadanos.

Por su parte, Charles de Gaulle trató de reprimir y sofocar las protestas callejeras que poco a poco se iban haciendo cada vez más famosa y universales.

Jóvenes estudiantes de otros lugares del planeta salían a las calles de sus ciudades y daban su respaldo al movimiento de protestas de Francia… el ‘Mayo del 68 francés’ se había universalizado.

[Te puede interesar: El escritor que prometió limpiar (e independizar) Nueva York]

Colectivos estudiantiles españoles organizaron actos de protesta como apoyo a los galos y recordado es el multitudinario concierto-protesta que el cantautor valenciano Raimon ofreció en la Universidad Complutense de Madrid.

Para el recuerdo han quedado las protestas del mayo del 68 francés, numerosísimas promesas incumplidas hechas desde los respectivos gobiernos y una situación global que, medio siglo después, sigue siendo de crispación e incertidumbre por el futuro laboral y económico de los más jóvenes.

Fuente de la imagen: gettyimages