El abuelito de Ciudad de México al que la pandemia le quitó su modo de vida... pero le dio la vuelta

Rodrigo Neria Cano
·2 min de lectura
Foto: Twitter vía @TlalpanVecinos.
Foto: Twitter vía @TlalpanVecinos.

Un hombre de la tercera edad se encuentra vendiendo postres, como gelatinas y flanes, en una gasolinera ubicada en la colonia Isidro Fabela en la alcaldía Tlalpan de la Ciudad de México, pues, debido a la pandemia, ya no pudo continuar vendiendo dulces afuera de una escuela primaria.

Fue la cuenta de Twtter @TlalpanVecinos quien compartió un par de fotos del hombre de la tercera edad vendiendo sus productos. En su publicación escribieron, "Nos piden compartir lo siguiente: 'Este señor vende gelatinas y flanes en la gasolinera que está en Periférico Sur, en Carrasco, lo puedes subir a la página para que lo ayuden, ya que es un señor de edad y dice que necesita juntar dinero para la operación de su nieto'".

En las imágenes se puede ver que el hombre vende sus postres con la ayuda de un carrito de supermercado, una tabla, donde coloca sus productos, y una hielera, al frente lleva el nombre de su negocio: "El abuelo y su amigo fiel".

Tras la publicación, varias personas manifestaron su intención de acudir al lugar para comprarle, incluso gente de otros estados pidieron que les proporcionaran un número de cuenta bancario para donar dinero y ayudarlo.

Sin embargo, el portal Pipol México, que difunde noticias de la CDMX, logró localizar al hombre quien se identificó como Inocente Medrano Sánchez y aclaró que la versión de que necesitaba ayuda para su nieto no era cierta.

En un clip publicado por el citado medio, el mismo Medrano Sánchez explica, "La publicidad de Facebook, no es cierto, solo pido que me hagan el favor de consumir el producto, que son flanes, gelatinas, arroz con leche y napolitanos".

Y luego explicó la razón de su petición, "Yo vendía dulces en Escuela de Participación Social Número 5, debido a la pandemia ya no nos dejaron, ahora estoy vendiendo mi producto para hacer ejercicio y no tullirme, no les pido limosna, les pido que compren".

El hombre explicó que vendía en la gasolinera de 17:00 a 20:00 horas y luego se va a su domicilio donde vende quesadillas.

También debes ver:

La bailarina Itzel Schnaas acusa de abuso sexual al escritor Andrés Roemer