El nuevo Ejecutivo de Líbano, decidido a reanudar las negociaciones con el FMI

·4 min de lectura

Este lunes, el nuevo Gobierno de Líbano celebró su primera reunión, que se centró en el llamamiento del presidente Michel Aoun a reanudar las conversaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI). Algo que el recién estrenado Ejecutivo considera necesario para impulsar la recuperación económica del país, en una de las peores crisis del mundo desde el siglo XIX.

El nuevo gabinete de Gobierno de Líbano tiene una misión crucial. Los 24 miembros del Ejecutivo se centrarán en las próximas semanas en ayudar a mejorar las condiciones del país de seis millones de habitantes, entre los que se cuentan un millón de refugiados sirios.

Este es un momento crítico para la nación árabe: más de la mitad de la población vive en situación de pobreza, en medio de recurrentes cortes de luz y con una grave escasez de combustible y medicamentos.

"Nos dedicaremos a resolver el tema del combustible y las medicinas para frenar la situación humillante en la que se encuentra la gente (...) Nos espera mucho trabajo, mucho cansancio, todos tenemos que hacer sacrificios, el país requiere medidas excepcionales", afirmó Mikati durante el encuentro.

En esta línea, el presidente Michel Aoun aseguró este lunes que su política gubernamental incluiría la reanudación de las conversaciones con el FMI, suspendidas el año pasado.

Durante la reunión con los ministros, el dirigente también pidió un plan para luchar contra la corrupción y avanzar en la investigación de la gran explosión en octubre del año pasado en el puerto de Beirut, que dejó al menos 214 muertos y más de 6.000 heridos.

Formación de Gobierno tras más de un año de negociaciones

Tras trece meses de bloqueo, el viernes se consiguió formar Gobierno en Líbano, en lo que ha sido uno de los períodos más largos de Líbano sin un Ejecutivo en plenas funciones, justo en un momento en que el país se hundía en una profunda crisis económica.

Trabajar en la mejora de asuntos que "tienen efectos directos sobre los ciudadanos", fue una de las promesas que dejó esta primera jornada de reuniones, según el ministro de Información, George Kordahi.

Kordahi dijo que esas fueron las palabras del primer ministro Najib Mikati, un empresario multimillonario que ya ha ocupado ese cargo en dos ocasiones y que aseguró que "la gente busca acciones y ya se preocupa por las conversaciones y promesas políticas".

Uno de los principales retos de este nuevo Ejecutivo será clamar el descontento social derivado de la supresión de las subvenciones al combustible a finales de mes.

La crisis económica del país, que se desarrolla desde 2019, ha sido descrita por el Banco Mundial como una de las peores que el mundo ha presenciado desde mediados del siglo XIX. Empobreció a más de la mitad de la población en pocos meses y dejó la moneda nacional en mínimos históricos, aumentando la inflación y el desempleo de forma alarmante.

Las reservas de divisas del Líbano se han ido reduciendo peligrosamente y el Banco Central del país, que depende de las importaciones, anunció que actualmente es incapaz de mantener su programa de 6.000 millones de dólares en subvenciones.

Antes incluso de entrar en vigor, el Gobierno libanés ya ha enfrentado las críticas de muchos. Y es que la mayoría de sus de sus ministros -a pesar de que incluyen expertos- fueron elegidos 'a dedo' por los mismos grupos políticos que la población señala como culpables de la corrupción que condujo al colapso económico nacional.

Ahora, el Gabinete de ministros ha creado un comité para redactar una declaración que defina su política gubernamental, y que tendrá que debatirse y ser aprobada en el Parlamento para después someterla a un voto de confianza.

Apoyo del Fondo Monetario Internacional

Este 13 de septiembre, el Ministerio de Finanzas apuntó que Líbano recibirá más de 1.000 millones de dólares desde el programa de Derechos Especiales de Giro del Fondo Monetario Internacional (FMI), como parte del plan del organismo de impulsar la liquidez mundial.

El mes pasado, el FMI aprobó una ampliación de 650.000 millones de dólares de los recursos del organismo para apoyar a los países económicamente vulnerables, que enfrentan la pandemia de Covid-19 y la recesión económica que esta ha provocado. De este paquete, unos 275.000 millones de dólares se destinarán a los países más pobres del mundo.

El Ministerio de Finanzas dijo que Líbano recibirá el jueves 1.135 millones de dólares en DEG. Los DEG, que pueden cambiarse a cualquier moneda extranjera, son un impulso muy necesario y llegan en un momento en que las reservas del Banco Central de Líbano están contra las cuerdas.

Con AP

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente