El ejército tunecino impide el cierre del yacimiento petrolero de El Kamour

Agencia EFE
·2 min de lectura

Túnez, 12 fev (EFE).- El ejército tunecino intervino la pasada noche para impedir el cierre por parte de manifestantes de la válvula del yacimiento petrolero de El Kamour, uno de los más importantes del país que se encuentra en la región de Tataouine (sur), informó hoy la prensa local.

Según esta fuente, varias decenas de manifestantes impidieron además el acceso a las carreteras que llevan a la ciudad de Tataouine, a 600 kilómetros de la capital y fronteriza con Libia, y anunciaron masivas movilizaciones este viernes para reclamar la aplicación "inmediata" del acuerdo firmado el pasado mes de noviembre con el Gobierno.

Este acuerdo implica la creación de cerca de 1.300 puestos de trabajo en las compañías estatales petroleras y de medioambiente, el desembolso de 27 millones de euros anuales destinados al fondo de desarrollo regional y un millar de créditos para financiar proyectos locales.

A través de su página Facebook, el movimiento de El Kamour instó al Ejecutivo a "asumir su responsabilidad ante el largo historial de promesas en vano y compromisos sin respetar".

El pasado 9 de noviembre, el primer Ministro tunecino, Hichem Mechichi, dio hoy por zanjadas las protestas de El Kamour, que bloqueaban desde hacía cuatro meses la producción de este yacimiento con el fin de presionar al Estado para que cumpliese un acuerdo firmado en 2017 en el que se comprometía a crear miles de puestos de trabajo, lo que ha provocado unas pérdidas de 245 millones de euros.

Mechichi, en el poder desde comienzos de septiembre, se felicitó por haber resuelto "definitivamente" el conflicto en tan sólo cinco semanas de diálogo gracias a una delegación del Gobierno que tenía por objetivo "no volver hasta encontrar una solución final" y aseguró que "todas las regiones del país tendrán derecho a negociaciones".

Las compañías extranjeras presentes- la austriaca OMV, la británico-tunecina Oil and Gas Ventures Limited (ATOG) y la italiana ENI- reclamaron sin éxito la intervención del presidente tunecino, Kais Saied, y amenazaron con abandonar el país ante la falta de acuerdo, lo que habría supuesto la destrucción de más de 2.000 puestos de trabajo.

En 2017, El Kamour fue ya escenario de una movilización similar que duró más de tres meses y que concluyó con un primer compromiso del Gobierno- que no llegó a cumplirse- para mejorar las infraestructuras y atajar el desempleo, que en 2019 alcanzó allí la mayor tasa nacional con un 28,7%.

Desde entonces, las protestas se repiten de manera periódica en esta zona, que según las cifras oficiales aporta el 40% del petróleo y el 20% del gas a la producción nacional.

(c) Agencia EFE