El Ejército sirio se dispone a conquistar un bastión rebelde gaseado en 2017

En la imagen, un soldado del Ejército del Islam (Jaysh al-Islam) saliendo de un búnker en la localidad de Duma, controlada por los rebeldes, a las afueras de Damasco, Siria. EFE/Mohammed Badra/Archivo

El Cairo/Damasco, 15 ago (EFE).- Las fuerzas del presidente sirio, Bachar al Asad, y sus aliados están a pocos kilómetros del bastión rebelde de Jan Shijún, blanco de un ataque con armas químicas en 2017 y de importancia estratégica por ser la puerta de entrada a la provincia de Idlib, el último reducto de los opositores en Siria.

Una fuente militar siria aseguró a Efe que las tropas se hicieron este jueves con el control de cuatro pueblos en su avance desde el oeste hacia la localidad de Jan Shijún, de la que se encuentran a tan sólo 1,5 kilómetros.

La fuente agregó que las tropas gubernamentales están progresando con el apoyo de la aviación siria y la de su principal aliado, Rusia, que han efectuado bombardeos contra posiciones de las facciones armadas opositoras en la zona.

Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, los aviones de combate sirios y rusos han lanzado decenas de bombardeos sobre Jan Shijún y otras localidades del sur de Idlib, y algunas zonas del norte de la vecina provincia de Hama, mientras han disparado centenares de cohetes de artillería a lo largo de este jueves.

El Ejército sirio suele llevar a cabo una dura y prolongada campaña de bombardeos, que provocan destrucción y la huida de los civiles, antes de avanzar por tierra sobre las poblaciones controladas por sus enemigos, que no cuentan con aviación.

El Observatorio señaló que prosiguen los violentos combates entre los dos bandos, concentrados en torno a la población de Al Sukik, al este de Jan Shijún, cuyo control intentan recuperar los grupos armados opositores.

En las filas de los insurgentes se encuentran batallones del rebelde Ejército Libre Sirio (ELS), además de agrupaciones islamistas y yihadistas, entre ellas la exfilial de Al Qaeda en Siria, denominada actualmente Frente de Liberación del Levante.

El Frente Nacional para la Liberación, que agrupa a facciones que operan bajo el paraguas del ELS, aseguró a través de su cuenta oficial de Telegram que se está enfrentando a las "bandas de Al Asad" en Al Sukik y Tel Aas, y que ha matado a un número indeterminado de soldados además de destruir varios vehículos militares.

Para las fuerzas gubernamentales sería de importancia estratégica conquistar Jan Shijún porque por ella pasa la carretera nacional que une la capital, Damasco, con la ciudad de Alepo, destacado centro comercial e industrial que está retomando su actividad tras años de conflicto.

Asimismo, Jan Shijún tiene una importancia simbólica al haber sido uno de los bastiones rebeldes más emblemáticos, blanco de un ataque con armas químicas en abril de 2017 que dejó decenas de muertos y del que la ONU responsabilizó al Ejército sirio.

A pesar de que Damasco siempre ha negado haber empleado gas sarín contra los habitantes de Jan Shijún, Estados Unidos se mostró convencido de ello y lanzó poco después decenas de misiles contra la base aérea siria de Al Shairat en represalia por el ataque químico.

Jan Shijún sería además la primera localidad destacada de Idlib en caer en manos del Ejército sirio, que ha desarrollado desde finales de abril una ofensiva en los territorios rebeldes en el norte de Hama, donde le queda un pequeño triángulo por conquistar, y en Idlib, castigada a diario por los bombardeos.

La violencia se intensificó durante el mes de julio y sólo tuvo una pausa de cuatro días a principios de agosto, cuando el Ejército sirio declaró un alto el fuego condicionado a la aplicación del acuerdo de Sochi, sellado en septiembre de 2018 por Rusia y Turquía (valedora de la oposición).

En base a ese acuerdo se estableció una franja desmilitarizada en torno a Idlib, que pasa por las provincias de Alepo, Hama y Latakia, y se detuvo una ofensiva gubernamental sobre la región rebelde que en otoño del año pasado parecía inminente.

Ahora, tras la ruptura de la tregua el 5 de agosto, Damasco parece intencionado a recuperar el control de Idlib y a ignorar la existencia del acuerdo, acusando a Ankara y a los rebeldes de no respetarlo.

La Coalición Nacional Siria, principal alianza opositora con sede en Turquía, condenó hoy las operaciones militares del Ejército sirio y de Rusia, y pidió a la comunidad internacional que intervenga de inmediato para detener la violencia en el noroeste de Siria.