El coronavirus sigue golpeando a las residencias de mayores

Madrid, 25 mar (EFE).- El coronavirus sigue golpeando a las residencias de mayores, en las que cada día va aumentando el número de fallecidos y contagiados, lo que ha llevado a las comunidades más afectadas a poner el foco en estos centros y a algunas fiscalías provinciales a actuar, en línea con la Fiscalía General del Estado.

En Madrid, este miércoles se ha conocido uno de los sucesos más graves, la muerte, en los últimos días, de un total de 25 personas, entre ellas una monja, en la residencia Santísima Virgen y San Celedonio del distrito de Chamartín de la capital.

En esta comunidad, al menos cincuenta ancianos de diferentes residencias y centros han muerto con coronavirus desde el 3 de marzo, según datos recabados por Efe, cuando se registró la primera anciana fallecida, una mujer de 99 años que fue la primera víctima mortal con esta enfermedad en la región y la tercera en España.

La incidencia del coronavirus en las residencias de Castilla y León sigue creciendo y en las últimas 24 horas han fallecido 24 usuarios que tenían síntomas de estar infectados, lo que deja la cifra total en 85 fallecidos, siendo las provincias más afectadas Segovia (23) y Burgos (20).

Según la información facilitada por la Junta, no todos los fallecidos tienen el COVID-19 confirmado, pero en el momento del fallecimiento mostraban síntomas compatibles con esta enfermedad.

Con los datos facilitados este miércoles, el número de usuarios de residencias confirmados e ingresados suma ya 367, 32 más en 24 horas, mientras que el de aislados asciende a 1.987.

En la Comunidad Valenciana, la Consellería de Sanidad está llevando a cabo una investigación para conocer la razón de la "virulencia" del brote de coronavirus que afecta a la residencia de ancianos de Alcoy (Alicante), donde ya se han registrado 26 fallecimientos.

Según ha informado la consellera Ana Barceló, se están procesando las muestras a los residentes y el personal con síntomas para determinar cuál es el origen.

Hasta el momento, se han detectado casos positivos en 45 residencias de ancianos de la comunidad, en las que se han producido un total de 41 fallecimientos.

Este miércoles, la Generalitat de Cataluña ha dado un paso más al decidir la intervención de la residencia asistida de ancianos Ballús de Valls (Tarragona), que hasta ahora gestionaba una entidad privada, "por su situación crítica", ya que un 70 % de los profesionales y 8 de los 59 internos están contagiados.

Además, el Gobierno catalán y la Fiscalía Superior de Cataluña están investigando la residencia Santa Oliva de Olesa de Montserrat (Barcelona), donde ya son 12 los internos fallecidos, y la Consorts Guasch de Capellades (Barcelona), en la que han muerto 13 personas.

Las actuaciones de las diferentes fiscalías se enmarcan en las diligencias de investigación abiertas por la Fiscalía General del Estado para determinar si en algunas residencias de mayores hay ancianos enfermos en malas condiciones de salubridad, así como residentes fallecidos por el COVID-19.

Así, en Castilla-La Mancha, las fiscalías de algunas provincias están recabando información, aunque hasta el momento no se han abierto diligencias penales.

En la región, el coronavirus se ha cobrado la vida de más de una treintena de usuarios de residencias, como es el caso de la Núñez de Balboa de Albacete, donde han fallecido 17 ancianos, o la Elder de Tomelloso, en la que murieron 14 personas.

En el País Vasco, fiscales de los tres territorios vigilan la situación de las residencias de mayores y, hasta este miércoles, no han detectado situaciones de desprotección o desatención que requirieran la apertura de diligencias procesales o denuncia.

No obstante, la Fiscal Superior del País Vasco, Carmen Adán, ha dicho a EFE que "si se encontraran, activaremos" ese tipo de actuaciones.

También en Asturias, la Fiscalía Superior del Principado ha comenzado a recabar información sobre la situación de las residencias, tanto públicas como privadas, para identificar posibles contagios o fallecidos por coronavirus, así como situaciones de riesgo para residentes y trabajadores.

Según los últimos datos facilitados por la Consejería de Derechos Sociales y Bienestar, el número de afectados en las residencias públicas es de 80 residentes -seis de ellos fallecidos- y 33 trabajadores afectados.

La situación crítica en los centros de mayores ha llevado también a la intervención del Ejército, que, desde que se decretó el estado de alarma, ha desinfectado alrededor de 500 residencias de mayores y que este miércoles tiene previsto intervenir en 99 de ellas, según datos facilitados por el jefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), Miguel Villarroya.

En la rueda de prensa posterior a la reunión diaria del comité técnico del coronavirus, el general ha informado de que unos 2.900 efectivos de la Unidad Militar de Emergencias (UME) están este miércoles trabajando en 135 localidades en el marco de la operación Balmis de lucha contra el coronavirus y, desde que se inició, han estado ya en todas las comunidades autónomas.

Una de sus misiones principales es la desinfección de infraestructuras y edificios críticos como las residencias de mayores.

(c) Agencia EFE