Los efectos secundarios de una mala depilación en la zona íntima y cómo prevenirlos

Adriana Terán
·4 min de lectura

Son muchas las razones que pueden animarnos a depilar la zona íntima. Moda, comodidad, estética, e incluso higiene. Todas las motivaciones son válidas y en realidad, siempre debemos hacer lo que nos haga sentir bien, a gusto y seguras.

Sin embargo, la polémica nunca falta en lo que a las zonas íntimas se refiere. Aunque algunos especialistas recomiendan no hacerlo tan frecuentemente, pues la función del vello púbico es proteger ante infecciones, enfermedades de transmisión sexual y hongos, otros aseguran que esto no incide de ninguna manera en la salud vaginal.

(Getty Creative)
(Getty Creative)

La doctora Sofia Herrera, ginecóloga y cofundadora de Zenzsual, nos ilustra el panorama asegurando que no está comprobado que retirar el pelo de la zona íntima tenga un efecto dañino sobre la salud genital de la mujer.

“Lo que sí está comprobado es que la presencia de flujo en los vellos cuando están muy largos por mucho tiempo por falta de higiene sí puede ser perjudicial. Si se va a dejar el vello es importante rebajarlo y mantener una aseo óptimo para evitar que se acumulen secreciones y generar malos olores”.

En el caso de elegir depilarlo, Herrera explica que las técnicas de depilación que actualmente se utilizan para el área púbica son la depilación con cera, la depilación permanente con láser, y la técnica de afeitado.

(Getty Creative)
(Getty Creative)

“Entre estas tres opciones, la que más puede perjudicar los genitales es la depilación con cera, porque, en primer lugar, muchas veces los productos son calientes y con ingredientes químicos, esto predispone a que la piel del área se oscurezca. Segundo, se realiza un jalón en la dermis y epidermis sobre la grasa, propiciando con el tiempo, flacidez en la zona. Por lo tanto esta técnica, a largo plazo, acelera el envejecimiento visual y oscurecimiento de los genitales”.

“La técnica del afeitado o rasurado puede ser una muy buena opción siempre y cuando se haga de la forma correcta. Lo ideal es realizar el paso de la rasuradora en la dirección que crece el vello, teniendo en cuenta que en la zona púbica y en la vulva en general el vello crece en diferentes direcciones. Otro aspecto importante es que debe hacerse con buenas hojillas y deben recambiarse frecuentemente para evitar que se oxiden y se acumulen bacterias que son las causantes de procesos infecciosos en los poros donde nacen los pelos”.

Según Herrera, quien es parte de Tu Salud Íntima, plataforma que provee educación y ofrece productos para el cuidado de la salud íntima femenina, cuando el rasurado no se hace de forma adecuada con productos diseñados para tal fin, surge otro efecto secundario no deseado que es la foliculitis o inflamación del folículo piloso, que en un inicio luce como unas pelotitas rojas, elevadas, que pueden molestar o arder y que también pueden ocasionar el oscurecimiento de los genitales. “Las espumas limpiadoras sin detergentes, con ácido hialurónico y ácido láctico ayudan a hidratar los genitales, y tienen un efecto favorecedor para evitar el oscurecimiento”.

Estos productos para afeitarse o lavar los genitales, en general, deben ser libres de detergentes, parabenos, perfumes y sabor. Además es conveniente usar productos que permitan hidratar la piel después del afeitado.

Las técnicas de depilación con láser y con luz intensa pulsada (IPL), son muy recomendadas porque duran más en tiempo y tienen menos efectos secundarios, siempre y cuando sean practicadas por especialistas. “Estas técnicas disminuyen el chance de foliculitis, de oscurecimiento y dejan más tiempo el área sin vellos. El número de sesiones es muy variable, pero pueden ser de cuatro a ocho sesiones con mantenimientos anuales. El gran efecto secundario es el costo, y si es practicada por personas no calificadas pueden surgir quemaduras de segundo o tercer grado, oscurecimiento de los genitales y la presencia de unos micropuntos negros”.

(Getty Creative)
(Getty Creative)

Algo que la doctora no recomienda bajo ninguna circunstancia es la utilización de cremas depilatorias diseñadas para las piernas. “Estas cremas están formuladas para piernas y axilas, no para los genitales. Con esta depilación, digamos química, se diluye la keratina del pelo. Estos productos no deben usarse nunca en los genitales, son altamente irritantes y si caen en la mucosa, en la zona interna, pueden ocasionar efectos secundarios importantes como irritación, aumento de volumen de los genitales, enrojecimiento e incluso quemaduras”.

MÁS HISTORIAS QUE TE PUEDEN INTERESAR:

El dilema de la depilación: ¿realmente nos hace más femeninas?

"¿Cómo hace esto la vagina?": usuaria de TikTok muestra su ropa interior manchada y las mujeres se lo agradecen

Aclarar la piel: una obsesión sin fronteras que reniega de los orígenes

EN VIDEO: Remedio casero para aclarar las axilas oscuras