El fin del efectivo, cada vez más cerca: el país que emitió el primer billete en Europa se plantea eliminarlo en 2023

Una persona paga con tarjeta
Una persona paga con tarjeta

Una persona paga con tarjeta

Nada es eterno, o eso al menos es lo que piensan en Suecia. El país que fue pionero en Europa en poner billetes en circulación (año 1661) se posiciona como el primero que podría poner fin a los pagos en efectivo, según El Economista.

A diferencia del resto de economías desarrolladas, en Suecia “cada vez más personas están abandonando el efectivo y el volumen en circulación ha disminuido considerablemente en los últimos diez años”, señala el Riksbank, el banco central de Suecia.

A ello, puede haber contribuido “una combinación de medidas y eventos, incluidas las medidas contra la evasión fiscal, el cambio de billetes y monedas y la introducción de Swish”. Este último punto, Swish, es uno de los principales factores que explica la tendencia.

Swish es, en pocas palabras, el ‘Bizum sueco’. Se trata de un medio digital de pago en el que, a través del móvil, se puede transferir dinero entre distintas cuentas bancarias. El sistema fue lanzado en 2012 y suma ya más de ocho millones de usuarios (la población de Suecia es de 10,45 millones de personas).

Solo un 9% de los suecos utiliza el efectivo

Los datos del Riksbank hablan por sí solos. En 2010, el 39% de los suecos utilizaban el efectivo de manera habitual para sus pagos. Diez años después, en 2020, la cifra cayó hasta al 9%. Y algunas encuestas no oficiales de 2021 sitúan el guarismo en el 7%.

Para contextualizar los datos, se puede señalar que la última encuesta llevada a cabo por GAD3 respecto a la utilización de efectivo en España apuntaba que el dinero en efectivo era el método de pago preferido para el 46,3% de los españoles, siendo superado solo por el pago con tarjeta (48,3%).

De esta forma, se prevé que en 2023 el porcentaje de utilización del efectivo en Suecia sea testimonial, pasando a ser el primer país del mundo en convertir en misión casi imposible una acción tan cotidiana como pagar con monedas y billetes.

En ese sentido, Clarissa Dann, directora editorial de contenido de banca corporativa en Deutsche Bank, subraya que ”la economía de Suecia va camino de convertirse en completamente digital el próximo año, ya que las transacciones en efectivo pasarán a la historia”.

Un país que históricamente ha marcado el camino a seguir

El previsible movimiento sueco es más importante de lo que puede parecer, ya que a lo largo de la historia el país nórdico siempre ha marcado tendencia en términos económicos.

Más allá de ser el primer país de Europa en emitir un billete, como ya se ha mencionado, el Riksbank también se convirtió, entre los años 1661 y 1668, en el primer banco central del mundo.

Todo apunta a que ahora Suecia será también el precursor en hacer desaparecer el efectivo. ¿Tendrá esta medida tanto éxito como la implantación de los billetes o de los bancos centrales? En unos años lo comprobaremos.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR