EEUU | ¿Puede el voto latino decantar la balanza entre republicanos y demócratas?

EEUU | ¿Puede el voto latino decantar la balanza entre republicanos y demócratas?

Representando el 14,3% del censo electoral del país, el voto latino se ha convertido en el segundo mayor segmento del electorado potencial de Estados Unidos.

A pesar de la incertidumbre sobre la dirección de su voto en las elecciones de medio mandato, que están teniendo lugar este martes para escoger a todos los miembros de la Cámara de Representantes, lo innegable es que este sector de la sociedad estadounidense ha adquirido mucho peso entre el electorado del país.

Tanto es así que, mientras los demócratas han dado por sentado un voto que históricamente les ha pertenecido, en algunos Estados, los republicanos han plagado su campaña de mensajes en español en un intento por recoger parte de este electorado.

Según el último informe publicado por la consultora LSG, Análisis del voto hispano, se calcula que 34.5 millones de estadounidenses de origen latino pueden votar este año, lo que les convierte en el grupo que más rápido ha crecido entre el electorado estadounidense desde la última vez que acudieron a las urnas en mitad de mandato.

Además, el estudio apunta a que más del 50% de los hispanos desaprueba la gestión de Biden y casi tres de cada cuatro se encuentran insatisfechos con la dirección que está tomando el país.

Para Carlota García Encina, investigadora principal de EEUU y relaciones Transatlánticas del Real Instituto Elcano, la popularidad de Biden es ligeramente superior en este segmento frente al resto.

Sin embargo, cuando la pregunta es quién está mejor capacitado para liderar el país, la cosa cambia.

“Un 40% de los americanos, tanto demócratas como republicanos, piensan que, debido a la situación económica del país, los que están más capacitados para gobernar son los republicanos. Un patrón que se repite en la comunidad latina”, asegura la investigadora.

Voto decisivo en algunos Estados

La población hispana ha ido creciendo de manera constante en todos los Estados del país. Trece de ellos cuentan con una tasa de votantes latinos superior al 10% del total del electorado.

Esto ha hecho que, en Estados donde los sondeos prevén una batalla más ajustada entre republicanos y demócratas, el voto de este segmento pueda ser clave y decantar la balanza.

Entre los Estados con más población hispana se encuentran Nuevo México, con un 44%, California, con un 32%, Arizona, con un 25%, Florida y Nevada, ambos con un 21%.

Arizona es el Estado más reñido de todos en cuanto a la elección de su gobernadora. Son muchas las voces que apuntan a que, en el desempate, la movilización del bloque latino será clave.

“Si tenemos en cuenta los cinco Estados en los que hay que fijarse, vemos que entre ellos se encuentran Arizona y Nevada. Dos Estados en los que el voto hispano es importante”, comenta García.

“Los republicanos nunca antes habían invertido tanto esfuerzo y tanto dinero en anuncios en español para atraer el voto hispano. Se están fijando en los latinos porque hay un pequeño márgen en el que unos cuantos votos pueden ser trascendentales”, añade.

La investigadora señala que el voto de los distintos segmentos, no solo el latino, adquiere cada vez más importancia en la carrera electoral. “La tendencia es que las votaciones sean muy ajustadas, por lo tanto, un pequeño empuje aquí o allá puede ser determinante”.

Damian Dovarganes/Copyright 2022 The AP. All rights reserved
Fidel Vásquez sonríe antes de depositar su voto en un Centro de Votación Flexible instalado durante un solo día en las oficinas por los Derechos Humanos de los Inmigrantes - Damian Dovarganes/Copyright 2022 The AP. All rights reserved

Un electorado diverso

Varias generaciones de personas originarias de más de una docena de países componen el segmento latino estadounidense. Este segmento se encuentra repartido entre los 50 Estados.

Es por esto que, aunque se tiende a categorizarlos dentro del mismo bloque, los expertos insisten en que no se vota de una forma monolítica.

“Los cubanos de Florida son mucho más conservadores que los colombianos de Florida. Que, a su vez, son más conservadores que los puertorriqueños. El voto de los Mexicanos del sudoeste varía según el tiempo que lleven en Estados Unidos”, comenta García.

Su comportamiento en las urnas varía en gran medida dependiendo de su origen y el estado en el que residen. Con lo cual, es un error visualizar a los votantes hispanos como un grupo homogéneo.

“Hay algunas minorías latinas que son más conservadoras y otras que lo son menos. Por ejemplo, en temas como el aborto, algunas comunidades tienen posiciones mucho más conservadoras. Sin embargo, los latinos de segunda o tercera generación tienen otra tendencia”, asegura la experta del Instituto Elcano.

¿Han dado los demócratas por hecho el voto latino?

A pesar de la diversidad de los latinos, políticamente hablando, la tendencia mostraba que su voto solía decantarse por el Partido Demócrata.

Una idea que viene sustentada por la corriente que comenzó en el año 2002, tras la victoria electoral de George Bush en las elecciones de medio mandato.

“Observando las tendencias migratorias, todas las minorías, en especial los latinos, iban a crecer y de manera natural su voto se iba a decantar por los demócratas. La victoria de Barack Obama, que ganó de manera abrumadora entre los latinos, parecía confirmar esta teoría”, apunta García.

“Dieron por hecho que el voto latino, de forma natural, siempre se decantaría por ellos, por eso, no les han prestado tanta atención, ni cuidado con tanto cariño. Este ha sido uno de los errores políticos”, añade.

Los estudios que se han hecho sobre el tema arrojan luz sobre el por qué del cambio de tendencia. Muchos señalan que podría venir motivado por cómo las nuevas generaciones de latinos se ven a sí mismas.

Cada vez más alejados de la llegada como inmigrante y con preocupaciones que se asemejan a la del resto de segmentos que componen el espectro electoral.

La inflación y el coste de la vida, la criminalidad, el trabajo y los servicios de salud se encuentran entre las principales prioridades de los votantes hispanos. Temas constantemente en boca de los representantes republicanos.