EEUU y la UE buscarán una salida a controversia por aranceles de acero y aluminio

·3 min de lectura
Valdis Dombrovskis, vicepresidente de la Comisión Europea, habla durante una rueda de prensa sobre la estrategia industrial de la UE, el 5 de mayo de 2021 en Bruselas

Estados Unidos y la Unión Europea (UE) anunciaron este lunes la decisión de abrir discusiones para tratar de hallar una salida a la controversia comercial que se arrastra desde hace tres años y condujo a la adopción aranceles punitivos de ambos lados.

En un comunicado conjunto, la representante estadounidense de Comercio, Katherine Tai, y su contraparte de la UE, Valdis Dombrovskis, anunciaron "el inicio de discusiones para abordar el exceso de capacidad global de acero y aluminio", y así tratar de poner fin a los aranceles que se imponen mutuamente.

En expresión de buena voluntad para permitir el progreso de las negociaciones, la UE anunció la suspensión temporaria de un aumento de los aranceles a productos estadounidenses que estaba en agenda.

La crisis había estallado en 2018 cuando el entonces presidente estadounidense Donald Trump adoptó aranceles de hasta 25% a la importación de acero y de 10% sobre el aluminio provenientes de un grupo de países, incluidos los de la UE.

Bruselas respondió de inmediato con la adopción de aranceles punitivos especiales a productos estadounidenses cuidadosamente seleccionados, como el whisky, los pantalones jeans, el jugo de naranja y motocicletas Harley-Davidson.

Este cuadro había motivado a la fábrica estadounidense de motocicletas a instalar una plataforma de montaje completa en Tailandia para exportar a los países de la UE, en una tentativa por huir de los pesados aranceles.

Sin embargo, a fines de abril la UE ya había denunciado la maniobra y adelantó que pretendía aplicar aranceles de 56% a la importación de esas motocicletas.

Esa decisión de Harley-Davidson de trasladar a Tailandia su línea de montaje para exportar ya había provocado la furia de Trump, y de acuerdo con una fuente de la firma los nuevos aranceles "prohibirán efectivamente que la empresa funcione de manera competitiva en Europa".

La UE tenía previsto aumentar aún más sus aranceles a productos estadounidenses a partir del 1 de junio, aunque la decisión fue aplazada para dar una oportunidad a las negociaciones.

- Los ojos puestos en China -

En ese cuadro, las dos partes acordaron iniciar una ronda de diálogo sobre la sobreproducción de acero y el aluminio, un problema que ha ayudado a deprimir los precios con la producción, principalmente de China.

La declaración conjunta divulgada este lunes deja al descubierto el extremo cuidado en la formulación de las frases, sin abordar la espinosa cuestión de los aranceles, y apenas hace referencia a una discusión sobre los "temas que afectan negativamente el comercio bilateral".

Washington y Bruselas, sin embargo, sugirieron una unión de conveniencia para enfrentarse a China, al apuntar que EEUU y la UE "son aliados y socios, que comparten intereses de seguridad nacional similares a los de las economías democráticas de mercado".

Este alineamiento, añadieron, significa que Bruselas y Washington pueden "asociarse para promover estándares elevados, discutir preocupaciones y responsabilizar a países como China que apoyan políticas que distorsionan el comercio".

Ante este nuevo cuadro, el eurodiputado Berng Lange, que conduce la comisión de Comercio del Parlamento Europeo, apuntó que el paso de la UE de postergar los nuevos aranceles "debía tener un gesto recíproco" por parte de los estadounidenses.

El presidente Joe Biden participará el próximo mes en Bruselas de una reunión cumbre de líderes europeos, y esta cuestión deberá estar sobre la mesa de negociaciones.

En marzo, Estados Unidos y la UE habían dado otra señal de distensión al suspender los aranceles punitivos a que tenía derecho por la interminable disputa entre los gigantes aeronáuticos Boeing y Airbus, otra titánica batalla comercial.

ahg/mb