EEUU sancionará a funcionarios de China si interfieren con elección del Dalái Lama

·2 min de lectura
El líder espiritual tibetano, el Dalái Lama, da la bienvenida a los legisladores Nancy Pelosi, ahora presidenta de la Cámara de Representantes, y Jim Sensenbrenner, cuando una delegación del Congreso estadounidense lo visitó en su casa del exilio en India, en 2017

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, firmó una ley que autoriza sanciones contra funcionarios chinos si interfieren en la selección del próximo Dalái Lama de los budistas tibetanos.

El Congreso estadounidense aprobó por una abrumadora mayoría la Ley de Apoyo al Tíbet en medio de una creciente preocupación de que Pekín trate de imponer a un sucesor del líder espiritual de 85 años, con el objetivo de debilitar al movimiento por mayores libertades en la región del Himalaya.

En enero, luego de que la Cámara de Representantes probara la ley, Pekín dijo que la iniciativa "interfiere groseramente en los asuntos internos de China".

La ley, impulsada por demócratas y republicanos, establece que según la política de Estados Unidos, la selección, educación y veneración del Dalái Lama y otros monjes respetados son "asuntos exclusivamente espirituales que deben ser realizados por las autoridades religiosas apropiadas dentro de la tradición budista tibetana".

Así, Estados Unidos impondrá sanciones a los funcionarios "que interfieran directamente en la identificación e instalación del futuro 15º Dalái Lama del budismo tibetano".

La ley también prohíbe a Estados Unidos abrir nuevos consulados en China hasta que se le permita uno en la capital del Tíbet, Lhasa, y autoriza la financiación de grupos que promuevan la preservación de la cultura, la educación y la sostenibilidad ambiental en la región del Himalaya.

La Campaña Internacional por el Tíbet, una organización cercana al Dalái Lama, estimó que la ley demuestra que "la comunidad internacional (...) se opondrá a los abusos de derechos humanos de China en el Tíbet".

El 14º Dalái Lama, ganador del premio Nobel de la Paz, ha considerado romper la tradición nombrando a su propio sucesor, posiblemente una niña, mientras esté vivo.

En 1995, Pekín arrestó a un niño de seis años reconocido por el Dalái Lama como la reencarnación del Panchen Lama, otra posición tibetana de mucha influencia.

sct/mjs/yo/rsr