EEUU: La universidad falsa que creó ICE para detectar y detener a decenas de inmigrantes

Las autoridades de la Policía de Inmigración y Aduanas (ICE) han sido notorias por sus operaciones de detección y detención de indocumentados en Estados Unidos. Redadas y arrestos en aplicación de las leyes de inmigración impulsadas por el gobierno de Donald Trump han sido con frecuencia controversiales. Aunque ICE afirma que simplemente cumple con sus obligaciones legales, muchas de sus operaciones causan desasosiego en las familias y comunidades inmigrantes. De acuerdo con activistas en materia de inmigración, esos procedimientos deberían limitarse solo a los indocumentados que representan una amenaza a la sociedad, para evitar arbitrariedades y violaciones a los derechos de los afectados.

Esa polémica en Estados Unidos ha sido larga y punzante, pero ha tenido un singular episodio luego de que se reveló una amplia operación encubierta contra extranjeros que implicó que ICE creara perfiles falsos de instituciones en Facebook para atraer a inmigrantes sin estatus y luego arrestarlos y ponerlos en proceso de deportación.

La página actual del sitio de la falsa Universidad de Farmington, cerrada por ICE. (Captura de pantalla universityoffarmington.edu)

Y aunque, nuevamente, las autoridades de inmigración han dicho que solamente hacen su trabajo en apego a la ley, en el citado caso habrían ciertamente violado las reglas de operación de Facebook (que prohíbe crear perfiles con identidades falsas) e incurrido en acciones de ética que para algunos resulta cuestionable.

Como relata el periódico The Guardian, de 2015 a principios de 2019, ICE creó y operó la llamada Universidad de Farmington, con supuesta sede en Michigan, que en realidad era una pura fachada para exponer a estudiantes extranjeros que incurrían en fraude con sus visas y luego procesarlos conforme a las leyes de inmigración, incluida en ello la deportación.

Esa institución nunca existió, ni tuvo profesores ni impartió clases, pero sí ofreció y realizó trámites de inscripción al ostentarse como una “institución nacionalmente acreditada y autorizada para matricular estudiantes internacionales”. Incluso, cuenta The Guardian, ICE llegó a listarla entre las universidades reales que legítimamente aceptan a alumnos extranjeros.

Grupos de Derechos Humanos han cuestionado distintas actuaciones del ICE. (Cory Morse/The Grand Rapids Press via AP)

Para volver convincente esa “fake university”, ICE creó un sitio web (universityoffarmington.edu, hoy ya fuera de línea) y perfiles de Facebook y otras redes sociales. Así, falsos directivos y profesores interactuaban en Facebook con otros usuarios, entre ellos estudiantes.

LEER MÁS: Por qué Estados Unidos realmente no “está lleno” y necesita que entren más inmigrantes

Y, en realidad, entre 2015 y principios de 2019, cuando ICE cerró esa operación, la Universidad de Farmington expuso a 600 estudiantes, la mayoría procedentes de India, de acuerdo a The Guardian.

Según ICE, esos alumnos sabían que la institución de marras era falsa y se registraron en ella a sabiendas con el fin de extender sus visados de estudiante, permanecer en Estados Unidos e incluso obtener permisos de trabajo. Al hacerlo incurrieron en un fraude, cayeron en el cebo de la operación encubierta de esa “fake university”, y por ello las autoridades procedieron contra ellos. Unas 161 personas, según el citado periódico, fueron arrestados.

Con todo, de acuerdo a abogados de esos inmigrantes, no es necesariamente claro que todos estuvieran conscientes de que la Universidad de Farmington era falsa y que al inscribirse para amparar en ello su visa estaban incurriendo a sabiendas en una falta.

Los restos de lo que habría sido el sitio web de la falsa Universidad de Farmington hace unos dos años. (Captura de pantalla Internet Archive Wayback Machine)

Violación a las reglas de Facebook

Lo que es evidente es que la creación perfiles en Facebook de esa falsa entidad violó las reglas de operación de esa red social, que exige que toda cuenta corresponda a una identidad real. Por ello, varias de esas cuentas ya han sido dadas de baja por Facebook, aunque eso no sucedió sino hasta que se reveló, en buena medida por la investigación del citado periódico, que se trataba de una institución falsa y de usuarios igualmente espurios.

Y no es la primera ocasión que algo así pasa. En realidad, es relativamente frecuente que policías operen cuentas falsas o identidades encubiertas en sus labores de investigación. La propia ICE creó anteriormente la Universidad del Norte de New Jersey, que en 2016 reveló que era una fachada establecida con la misma motivación que su “hermana” en Farmington, Michigan.

Facebook rechaza la creación y operación de cuentas falsas, pero sus capacidades de supervisión son limitadas y muchas veces solo hasta que un caso es identificado por terceros es que la red social investiga y toma acciones (AP Photo/Richard Drew, File)

En todo caso, la operación de ICE con la citada institución falsa ha cesado desde principios de 2019, aunque es especialmente curioso que, en lo que quedó de ese sitio web, ICE diga que los alumnos afectados pueden contactar lo oficina de su división HSI (Homeland Security Investigations), lo que o bien sugiere que su operación afectó a estudiantes al margen de cuestiones de inmigración o, también, que ese mensaje sería una última vía para identificar a aquellos que no tengan un estatus migratorio vigente.

En general, Facebook rechaza la creación y operación de cuentas falsas, pero sus capacidades de supervisión son limitadas y muchas veces solo hasta que un caso es identificado por terceros es que la red social investiga y toma acciones. Y, a fin de cuentas, las normas de Facebook serían meramente un reglamento interno. A escala legal, por ejemplo, The Guardian comenta que los tribunales con frecuencia consideran operaciones con perfiles virtuales falsos equiparables a las operaciones encubiertas en persona (en las que un agente asume una identidad falsa para exponer crímenes o intentos de cometerlo) y por eso sus resultados serían aceptables dentro de procesos judiciales.

La moraleja está en ciertamente tener al día y en orden el estatus migratorio de modo legítimo y, también, que no todo lo que brilla en las redes sociales (aunque eso no es novedad) es oro o tiene detrás un rostro verdadero.

Sigue a Jesús Del Toro en Twitter: @JesusDelToro