EEUU detiene a una pareja por secuestros en la frontera con México que dejaron dos muertos

Una estadounidense y su novio de origen mexicano fueron arrestados y enfrentan cargos federales por su presunta participación en un complot para secuestrar en México a tres residentes de California, que terminó con la muerte de dos de ellos.

Leslie Briana Matla, de 20 años, estadounidense que reside en México fue arrestada el jueves pasado y Juan Carlos Montoya Sánchez, de 25 años, oriundo de la ciudad mexicana de Tijuana fue detenido el domingo, informó el Departamento de Justicia de Estados Unidos.

Ambos enfrentan cargos federales por lavado de activos y conspiración por su presunto papel en los secuestros.

Las autoridades dijeron que Matla cruzó la frontera de México a Estados Unidos en tres ocasiones en abril y marzo para recaudar pagos de rescates de las familias de la víctimas del secuestro, que eran residentes de San Diego, Norwalk y Pasadena.

Los hombres fueron secuestrados entre marzo y abril mientras viajaban por negocios o visitaban familiares en Tijuana, frontera con San Diego.

En los tres casos, las familias fueron notificadas a través de una personas que llamaba con un numero mexicano para exigir el deposito del dinero del rescate.

"Las autoridades mexicanas encontraron el cuerpo de la víctima de San Diego el 29 de marzo, un día después de que el hijo adulto de la víctima colocara una bolsa que contenía 25.000 dólares en el baño de mujeres de un restaurante McDonald's en San Ysidro", señalaron las autoridades estadounidenses.

En tanto, "el cuerpo de la víctima de Norwalk fue encontrado en México el 14 de abril, un día después de que la familia de la víctima intentara sin éxito pagar un rescate de 25.000 dólares a una mujer que la policía cree que era Matla".

El hombre procedente de Pasadena fue encontrado en un hotel donde habían estado detenidos los tres secuestrados, según registros de teléfonos celulares.

Videos de cámaras de seguridad, revisión de registros del cruce fronterizo y transferencias electrónicas son las pruebas que incriminan a la pareja.

Ambos acusados, detenidos en Estados Unidos, corren el riesgo de cadena perpetua. Otros nueve sospechosos fueron arrestados en México.