EEUU se desvincula de la demora en los comicios afganos tras las acusaciones de Rusia

Una jornada electoral en Kabul, Afganistán. EFE/Archivo

Kabul, 11 ene (EFE).- La embajada estadounidense en Kabul declaró hoy que la decisión de retrasar del 20 de abril al 20 de julio las elecciones presidenciales en Afganistán fue tomada por la Comisión Electoral Independiente afgana (IEC) por problemas técnicos, después de que el jueves Moscú afirmase que ello se debió a presiones de Washington.

"La decisión de retrasar las elecciones presidenciales fue tomada por la IEC para solucionar deficiencias administrativas y técnicas que fueron evidentes en los comicios parlamentarios de otoño" pasado, indicó la legación diplomática en un breve comunicado.

Además, insistió en la necesidad de realizar "serias" reformas electorales en el país, al recordar que los afganos merecen órganos electorales capaces de restaurar la confianza del pueblo en el proceso democrático.

El Ministerio de Exteriores ruso declaró ayer que la decisión de la Comisión Electoral Independiente de Afganistán de aplazar los comicios en el país se debe a presiones por parte de Estados Unidos.

"La decisión de aplazar las elecciones se tomó aparentemente por influencia de EEUU, que necesita más tiempo de preparación para que los comicios se celebren acorde a los patrones estadounidenses y para planificar el proceso de paz en Afganistán bajo el escenario que más le convenga", señaló el departamento ruso.

Estas acusaciones se producen después de que Estados Unidos y los talibanes mantuviesen en los últimos meses tres rondas de diálogo y mientras los insurgentes continúan negándose a sentarse a la mesa con el Ejecutivo de Kabul.

Inicialmente estaba previsto que las presidenciales se celebrasen en abril, seis meses después de las elecciones parlamentarias, que fueron postergadas en varias ocasiones y finalmente se celebraron el pasado octubre, después de tres años de retrasos.

Tras casi 17 años de conflicto armado, el Gobierno controla alrededor de un 55 % del territorio de Afganistán, y los talibanes dominan en torno al 11 %, mientras que el resto del territorio está en disputa, según datos del inspector especial general para la Reconstrucción de Afganistán (SIGAR) del Congreso de Estados Unidos. EFE

bks-njd/mt/si