EEUU contiene la respiración ante el informe que podría tumbar a Trump

Laura Riestra

Quiere hacer ver que lo vive como uno de sus concursos televisados, con una actitud a caballo entre arrogante y de macho dominante, pero Donald Trump sabe que su futuro puede depender de un informe del que hasta ahora se desconoce casi todo: no se sabe ni la extensión, ni el contenido, ni cuándo se puede publicar. Sólo se sabe que su autor acaba de entregarlo. Bienvenidos al informe del fiscal especial Robert Mueller.

Se trata de una investigación federal tan sensible, que, tras dos años de pesquisas, ahora podría asestarle el golpe definitivo y echarle de la Casa Blanca. Washington ansía saber el contenido de informe Mueller, que atará los cabos sueltos de la llamada trama rusa y debería concretar si el presidente Donald Trump o sus socios intentaron obstruir a la justicia en el curso de la investigación. Pueden faltar horas o días para que se conozca el contenido del informe, pero a estas alturas nadie duda de que en esas páginas está escrito el cambio del curso de esta legislatura. 

La clave está en la conclusión de los hallazgos del fiscal Mueller. Deja por escrito si existe base para un enjuiciamiento o, por el contrario, para la absolución de los implicados en su investigación, entre ellos Trump. Debe determinar a quién hay que enjuiciar y procesar y a quién absolver. Y hay algo que asusta al presidente: varias de las personas que pertenecían a su círculo más íntimo están a estas alturas en la cárcel o en juicio por otros delitos que podrían estar relacionados con esta investigación. Es el caso del exdirector de la campaña presidencial, Paul Manafort, o del que era su abogado personal, Michael Cohen.

Pero se mire como se mire, lo que unos esperan y otros temen es que, en definitiva, el informe demuestre que Trump obstruyó la justicia o que hubo injerencia rusa su campaña. Esto, y esa es la clave, implicaría que hay delito. Este escenario es el que permite al Congreso, a través del impeachment, procesar a un presidente en el...

Sigue leyendo en El HuffPost